Hablemos bien y justamente

“La arrogancia es la causa principal de que las personas hablen Lashon hara (maledicencia).
Cuando alguien se siente superior a otros, le parece fácil hacer burla de ellos.
Además, una persona arrogante tendrá envidia de las personas exitosas y buscará sus faltas para hablar mal de ellos y así disminuir la estima que otros sienten por ellos.”

(Rab Pinjas ben Aarón Shofet, “Hablar bien, vivir bien.”)

Nosotros tenemos idea de cuál es el mecanismo que opera por detrás.
Repasemos juntos.

El sentimiento de impotencia, causado por hechos reales o por creencias, lleva a que automáticamente se disparen las herramientas del EGO: llanto, grito, pataleo y desconexión de la realidad. Todos ellos o solo algunos; ellos o algunos de sus derivados.

Esas reacciones son instintivas y naturales, que se refuerzan con el continuo uso hasta transformarlos en hábitos frecuentes, a flor de piel, listos para aparecer ante la menor sensación de impotencia.
Sirven para llamar la atención y de esa forma obtener la satisfacción que mitigue o haga desaparecer por un rato el sentimiento que generó la impotencia.

El ejemplo típico, en el cual el EGO es el jefe natural, lo vemos en los bebes y niños muy pequeños.
En ellos el dominio que ejerce el EGO es lo indispensable, cuando falla, algo probablemente no está funcionando adecuadamente en el niño.

El problema es cuando esta manera de relacionarse con la debilidad se extiende y ocupa lugares que no le corresponde.
Así encontramos bebes en todo tipo de cuerpos, edades, roles, cargos, etc. Tú y yo no escapamos de esto, ni el vecino, ni el gurú religioso, ni el aparentemente poderoso general, ni… creo que son tan poquitos y por un ratito nada más los que pueden estar libres del EGO.
Lo bueno es aprender a reconocerlo y a no dejarse dominar por él, pero no pretender que lo hemos eliminado o que alguna mágica promesa de fe nos dará el poder sobre él.

Estamos analizando el párrafo con el cual comenzaos este encuentro.
¿Qué es la arrogancia, cuando tomamos en consideración lo que hemos repasado rápidamente aquí?

La persona se siente impotente, por lo cual el EGO genera una falsa imagen de sí misma, en donde se vislumbra con cualidades y poderes de los cuales en verdad carece. Tal vez tenga algún grado de eficiencia, alguna ventaja mínima, pero que en la mirada del EGO se agiganta.
Es una distorsión de la identidad a instancias del EGO. Es autoestima deficiente, tal como lo es aquel que se aferra a creerse menos de lo que realmente es y puede llegar a ser.

De alguna manera el arrogante tiene que mantenerse protegido de los golpes con el muro de la realidad.
Una forma es aislarse en su fantasía de perfección, de altura, de ser inalcanzable por el resto de los mortales. Así, detrás de esa fantasía protectora, evita confrontar con sus debilidades y reconocer el poder de otros sobre él.
¿Recuerdas aquella chica en el secundario que miraba a los demás desde arriba? ¿Que afectaba su voz al hablar como dándose un rango y conocimiento del cual seguramente carecía? ¿Que llamaba a su casa para que pidieran despedir a la profe que se atrevió a no calificarla con el máximo puntaje? ¿La que estaba constantemente estresada para tener la respuesta a mano, usando palabras que no Einstein entiende? ¿Esa niña que se creía por encima de todos y con un aura sagrada intocable? ¿La misma que le hacía la vida imposible a la otra chica, esa que realmente era estudiosa e inteligente, pero poco hábil en las artes sociales? ¿Aquella que nunca ayudaba a los compañeros menos dotados, y si lo hacía no era con intención generosa y altruista? Cuando rascas un poco la corteza, ¿a qué no sabes qué te encuentras?

Otra forma es agredir a los otros, como el habitual hostigador (el que hace bullying), que encuentra víctimas para caerle con sus burlas, golpizas, amenazas, robos, etc.; suele encontrar otros impotentes con los cuales confraternizar en la tarea odiosa de maltratar al mundo para no admitir sus pobrezas multidimensionales y hacerse responsables por crecer sanamente.
¿Tienes en mente a los matoncitos de Los Simpson? Bueno, esos.

Otra forma es la del típico amargado criticón, que de todo se queja, todo le viene mal, para todo hay un pero, que no disfruta y si lo hace dice que no.
Tiene algo de los dos anteriores, pero también cosas que lo diferencian.
Por lo general no se encuentra entre los hostigadores abiertos, no anda en pandillas de pendencieros. Tampoco está insistiendo para que le adoren en su perfección. Prefiere ponerse en el papel del juez que todo lo sabe, todo lo ve, todo lo entiende, y nada encuentra para mitigar su sentencia. Demuele, con razón o sin ella. Lo importante es destrozar aquello que pudiera ponerle en evidencia en su debilidad. ¿Algún personaje de Moliere propones como ejemplo?

Los tres tipos no tardan en usar LASHÓN HARÁ para vencer en sus batallitas, o por lo menos no sentirse vencidos.

Pero, no solamente ellos hacen uso de la maledicencia.
Cuando la persona, cualquiera y no solo el arrogante, habla cuestiones inconvenientes, negativas, y sin un sentido constructivo y necesario, es decir LASHÓN HARÁ, estamos ante una manifestación del EGO actuando.

Tú puedes evaluar que eres cero altanero, que no eres altivo, que tus problemas emocionales no pasan por ese canal.
Puedes tener razón en esto.
Pero, no dejas de hacer LASHÓN HARÁ.
Te pido que me digas el motivo, a partir de lo que compartimos acerca del EGO.
Gracias.

Antes de terminar.
La conducta espiritual, que es el construir shalom, que es actuar con bien Y justicia en cada momento, incluye el hablar también con bien Y justicia.
Hemos enseñado en muchas ocasiones acerca de la Comunicación Auténtica, y cómo es un poderoso utensilio en fomentar el entendimiento, la concordia, el shalom y ahuyentar así al EGO.
Por lo cual, si tus palabras son contempladoras para construir shalom, hablando lo bueno Y lo justo, difícilmente serás derrotado por el EGO.

Ahora, te dejo otra tarea.
Denunciar a esos travestis del espíritu, cuales son los mesiánicos, netzaritas y similares, para evitar que sus creencias nefarias perjudiquen a los ingenuos que no tienen entendimiento de las cuestiones espirituales, ¿es caer en LASHÓN HARÁ? La respuesta te la doy ya mismo: NO es LASHÓN HARÁ, al igual que no lo es denunciar a un criminal, evitar el daño del inocente notificando de as inconductas de los pecadores, etc.
La tarea para que pienses y comentes es que digas porqué no es LASHÓN HARÁ.
Gracias.

Hasta luego.

(Texto en honor y mérito de la Sra. Luz, abuela del amigo Luis Diego de Costa Rica).

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Jonathan Ortiz (376) ‍‍29/12/14 - 8 Tevet 5775 {Link}
    Buen texto Moré.
    Es bueno ser conscientes que no escapamos a la influencia de nuestro EGO, a pesar que seamos conscientes de él y sus mecanismos.

    Me acordé de algunos personajes "ficticios" de las redes sociales que dedican sus dias a criticar, burlarse, chismear, etc... Pero que al mismo tiempo son adictos a los 'followers' y que son capaces de cualquier cosa para aumentar el número de estos.

    Saludos y siempre lo leo!
    1
  2. Shaul Ben Abraham Shaul Ben Abraham (1324) ‍‍29/12/14 - 8 Tevet 5775 {Link}
    Uy esa cita que trae Moré del Rab Pinjas ben Aarón Shofet es exelente, me recuerda un tema que siempre he querido desarrollar pero que por falta de tiempo y otros intereses no he podido: una gramática del lenguaje espiritual: la idea consiste en que, según considero y puedo demostrar, hay una base objetiva, científica y autentica del hablar bien que repercute en nuestro desarrollo cognitivo, anímico y mental, con fines del desarrollo social y colectivo d ela humanidad. pero tristemente hacemos lo contrario, presisamente por no denunciar a quines haya que denunciar y dejamos que sigan actuando en la impunidad los mentirosos y falsos. Lashon hara es tambien no hablar del mal, omitir, que otros hacen.
    3
      1. Yehuda Ribco Yehuda Ribco (3816) ‍‍29/12/14 - 8 Tevet 5775 {Link}
        si, comunicacion autentica.
        pero me parece que su objetivo trasciende mi modesta contribucion.
        5

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.