Soñar con imposibles

«Sucedió que por la mañana su espíritu estaba perturbado, por lo que mandó llamar a todos los magos de Egipto y a todos sus sabios. El faraón les contó sus sueños, pero no había quien se los interpretase al faraón.»
(Bereshit/Génesis 41:8)

¿De verdad era tan complejo el mensaje de los sueños del Faraón como para dejar perplejos  a todos los sabios de su corte?
¡Vamos, por favor!
Cualquier jovencito con poca experiencia de inmediato reconoce que vacas y espigas representan alimento.
De hecho, alimentarse es lo que estaban haciendo las catorce vacas, más lo hecho por siete de las catorce espigas.
Y, de ser un poco conocedor de historia el muchacho, fácilmente recordará que el Nilo era/es el proveedor de la mayor parte de la riqueza alimentaria de Egipto.
Y, de ser un egipcio antiguo, no tendría problemas para darse cuenta de que en su idioma vacas=años, porque la misma palabra equivalía para ambos significantes (según aprendí del gran maestro, el rabino Sherki).
Por cierto, no resulta tan complicado de interpretar el sueño del joven Faraón, sumado al hecho de que él era el “dios” encargado de señalar al “dios” Nilo cuando derramar sus benéficas aguas sobre las tierras de labranza de sus súbditos.

Entonces, ¿cómo los sabios no pudieron interpretar un sueño tan claro y simple?
Al menos, ¿lo intentaron?
Porque, resulta tan extraño que tuviera que ser el forastero, prisionero, esclavo, hebreo, muchacho Iosef el encargado de dar luz a un asunto tan obvio.

Sí, podemos conjeturar acerca de que el Todopoderoso ofusco el entendimiento de los sabios.
Claro, es una posibilidad.
¿Por qué no?
Pero, tenemos una respuesta más directa, eficiente y plausible.

¿Y qué pasaría si la hambruna en el país de Egipto hubiera sido un impensable?
Es decir, un acontecimiento fuera de toda oportunidad y realización.
Algo que ni siquiera rozaría la imaginación más fértil del Egipcio más artísticamente dotado.

Siendo así, difícilmente los doctores egipcios hubiesen podido interpretar el sueño, por más evidente y sencillo que nos resulta a nosotros.
Ellos, con toda su grandeza, estaban limitados por sus sistemas de creencias (tal como nos sucede a nosotros con los nuestros).

Sus mentes no salieron de la caja armada por las creencias y costumbres de Egipto, tanto tiempo arraigadas y sostenidas por rituales y codificaciones.
Para ellos el mundo funcionaba de acuerdo a un mecanismo regular, regido por dioses los cuales a su vez se supeditaban al orden que marcaba la naturaleza cósmica.
Siendo así, todos eran esclavos.
Los hombres del rey, el rey de los dioses, los dioses de la naturaleza, la naturaleza de… no sé, no conozco tanto de su cultura para dar una respuesta.
Quizás, eso era lo que quería enseñarles el rebelde faraón Amenhotep IV, alias Akenatón… vaya uno a saber.

Todos prisioneros de un reloj impávido, indiferente, insensible.
Uno que marchaba sin miramientos y sin cambios.
Porque, allí estaba el asunto: el cambio no era una posibilidad.

En ese mundo mecánico era impensable la catástrofe de que el Nilo no ofreciera sus ricas aguas para la vida.
Las seguías no entraban dentro de los esquemas de nadie, ¿cómo habrían de interferir en las mentes de los maestros del Faraón?

Por tanto, los sueños del joven regente debían querer decir otra cosa.
Algo que estuviera dentro de lo posible para las mentes de ellos.
Pero, se equivocaron.

Tuvo que venir el extraño, el diferente, el soñador de la familia de soñadores, aquel que conocía la sequía y la soledad para darles una perspectiva diferente.
La grandeza del joven Faraón fue poder salir de su caja mental y ampliar su zona de confort, en parte gracias a la presencia de Iosef.
Porque la sociedad egipcia estaba petrificada, no solamente en los jeroglíficos en las paredes de sus santuarios, sino en todos los aspectos.
Era necesaria la chispa sagrada de Israel para dotar de posteridad al imperio más imponente de la época antiquísima.

A todo esto, ¿cuál es la enseñanza práctica, fundamental, para mejorar tu vida?
A mí se me ocurren varias para hacerlo con la mía, pero me encantaría saber tus ideas.

Comparte, comenta, agradece.
Y, te veo en el encuentro que tendremos el 6 d febrero 2017 en la ciudad de México.
Estás a tiempo para inscribirte y participar de esto que será único y de bendición.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Jonathan Jonathan (300) ‍‍27/12/16 - 28 Kislev 5777 {Link}
    Lei el texto y me gustó mucho.

    Enseñanzas:

    - La mejor solución es la más simple pero hay que pensar de manera simple.

    - Hay quienes aparentan sabiduria pero lo obvio les es ajeno.

    Gracias Moré!
    1

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.