Torá de gozo

Uno de los fundamentos para la perenne actualidad del milenario mensaje de la Torá es su veracidad (que tiene una demostración en nuestra parashá, en Devarim / Deuteronomio 29:1-8).
Otro de los fundamentos es su (habitualmente) sencilla practicidad.
Y otro más, es la esencia de su mensaje, que en la parashá Ki Tavó encuentra un resumen en las palabras:

"Entonces te regocijarás, tú con el levita y el forastero que esté en medio de ti, por todo el bien que el Eterno tu Elokim te haya dado a ti y a tu casa."
(Devarim / Deuteronomio 26:11)

¿Se entiende este versículo?
Veamos en él tres pautas que nos da la Torá para vivir:

  1. "Entonces te regocijarás…"
    Es parte del estilo de vida judío el aceptar con regocijo las cosas buenas que conseguimos; y el hecho de disfrutarlas no se siente como un pecado o una pérdida de tiempo. ¡Todo lo contrario!
    Al aprovechar los bienes que obtenemos, estamos haciendo lo que corresponde y lo que es bueno.
    Ya lo dijeron nuestros Sabios, de bendita memoria: "En el Mundo Venidero se nos pedirán explicaciones por no haber gozado de lo que es apropiado gozar".

  2. "tú con…"
    Pero, el bienestar para que sea verdaderamente tal debe ser compartido.
    Primero con los miembros de nuestra casa, nuestra familia.
    También con nuestros vecinos, con aquellos que son cercanos.
    Y especialmente debemos compartir nuestro prosperidad con aquellos que no han tenido la dicha que nos ha llegado a nosotros, es decir, con los pobres y menesterosos. (Personas que no siempre están necesitadas de dinero o cosas materiales…)
    Si no distribuimos una parte justa de lo que obtenemos, estamos cancelando nuestra posibilidad de gozar a plenitud.

  3. "por todo el bien que el Eterno tu Elokim te haya dado…"
    Tampoco debemos olvidar a Aquel que nos favorece constantemente con Su Misericordia.
    Es necesario que recordemos que todo pertenece al Eterno, y que sin Su bendición, ningún esfuerzo alcanza la victoria.
    Porque el que es exitoso y desagradecido, está andando por un desfiladero que lleva rápidamente al abismo, a no tener nada de lo cual sentirse dichoso.

En definitiva, la esencia del mensaje de la Torá se puede circunscribir a un simple concepto: gozar equilibradamente.
Y de este modo promover la armonía interna (consigo mismo); con el prójimo y con Dios.

Ay, si más personas atendieran el mensaje de la Torá… ¿no sería nuestro mundo una especie de pequeño Paraíso?

Les deseo Shabbat Shalom!
Moré Yehuda Ribco

Relato a propósito del comentario

¿Sabes cómo atrapan a los monos en las selvas tropicales?
Los cazadores introducen golosinas dentro de botellas de metal que están fuertemente atadas a árboles, y luego se marchan.
Los monos al olfatear las golosinas se acercan, tantean, intentan llevarlas y se dan cuenta de que no pueden. Tampoco pueden tumbar las botellas para que caigan los tesoros que guardan.
Desesperados y apurados por su deseo, los monos meten sus manos dentro y apresan fuertemente los caramelos.
Y sujetándolos tratan de sacar sus manos cargadas de dulces.
Pero, los puños cerrados son más anchos que la boca de las botellas.
Y por más fuerza y jaleos que hagan, las manos que empuñan los tesoros no salen.
Y, angustiados y comprometidos con su deseo por gozar de las delicias, no se dan cuenta de que cayeron en una trampa.
Y así se quedan, días y días estrujando sus tesoros, sin abrir sus manos hacia la libertad.
Y así permanecen atorados, hambrientos, abatidos y presos de su deseo hasta que llega el cazador y se los lleva para no retornar.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.