Un mundo de “derechistas”

Muchos de nosotros vivimos en sociedades que han sido entrenadas para reclamar sus derechos pero a ser remisos en compromisos y obligaciones.
Tanto grupos como individuos, mirando para otro lado a la hora de ponerse a trabajar, a dar respuestas proactivas, a realizar solidariamente; pero alzados como jauría desenfrenada para exigir dádivas, obtener beneficios, eludir tareas que les competen, etc.
Tengo mis propias ideas de los motivos, que en buena medida tienen relación con el sistema político corrupto que nos atormenta por doquier.
Y por supuesto, en la base de las bases, el EGO.
Pero no es de éste del cual hablaré ahora, ya explique bastantito y el interesado tiene miles de textos gratuitos disponibles en serjudio.com.

Este fenómeno lo podemos reconocer y padecer en multitud de lugares y circunstancias.
Quien está detrás del mostrador que se queda haciendo sus cosas en vez de atender al usuario.
El del call center que da la respuesta automática y displicente, para sacarse de encima al consultante.
El compañero de trabajo que llega tarde, se va temprano, inventa excusas para no asistir, elude sus tareas y entonces recae en otros.
Los sindicalistas que usan el gremio o sindicato como plataforma ideológica que poco o nada mejora las condiciones de vida de sus compañeros.
Los hijos que son incapaces de mover un dedo con las actividades hogareñas, pero demandan y acusan.
Los alumnos que no estudian, no se compenetran con sus responsabilidades, agreden a sus maestros, etc. con la complicidad de la casa.
Los políticos que roban a manos llenas, hacen negociados con sus amigotes, y el pueblo sigue aplaudiendo y votándolos.
El pueblo foca que por un plan asistencial, una ventaja material aunque fuera nimia, el sentirse parte del bando victorioso sigue amparando criminales en el poder.
Y los ejemplos se multiplican hasta el infinito. Si tuvieras tiempo y ganas podrías dejar tus experiencias aquí debajo, en la zona de comentarios que tenemos en este post en serjudio.com.

El sistema está podrido y no va mejorando, sino que se deteriora con “el uso”.
No sucede solo en mi calle, barrio, ciudad o país.
Las noticias, también digitadas y partidistas, muestran que es una epidemia mundial.
¿O acaso la complicidad de los progres con el imperialismo árabe-musulmán no es una muestra más de esto que te estoy comentando ahora?

Tal vez tú eres de aquellos “derechistas” que solo saben de sus derechos pero ignoran o rechazan el esfuerzo, el ser constructor y no un bebe receptor.
O por ahí tú te haces cargo de tu parte, pero también corres a tapar los fuegos que incendian por todas partes, al hacerte cargo de lo que le compete a los otros. Y al hacer esto, te haces socio del mal hacer; eres también parte del problema y no su solución. Porque tu correr a tapar agujeros, tu trabajo como bombero apagando fuegos, es lo que deja a los desidiosos seguir en su pereza y quejas.
El día que dices basta y no te haces más cargo de lo que es responsabilidad de otros, el fuego se extiende, porque no hay quien esté para sofocarlo.
Esto aumenta el caos y la inestabilidad del sistema.
Pero, oh sorpresa, es lo que permite que haya un cambio para mejorar.
O porque el sistema termina por destruirse y por tanto habrá que elaborar otro.
O porque los derechistas (y no por ser de “derechas”) no tendrán más remedio que ser también aportantes con sus obligaciones.

Dime que opinas.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Luis Diego Perez Chacon Luis Diego Perez Chacon (512) ‍‍2/03/17 - 4 Adar II 5777 {Link}
    Opinion Noajida: Se han venido tocando estos temas. Responsabilidad, cambio, deber, actuar, consciencia. Cuando el hombre los asume, entonces la sociedad cambia. Pero esperar que una autoridad aparezca para ordenar el desorden, ha sido la actitud que siempre hemos tenido y todo sigue empeorando.
    2
  2. nathanael nathanael (4) ‍‍4/03/17 - 7 Adar II 5777 {Link}
    Muy buenas observaciones.
    Izquierdistas, progresistas, feministas, comunidad LGTB, etc. son el conglomerado que ha hecho posible todo lo que se observa en nuestras decadentes sociedades.
    El tema da para hablar bastante. Como ya se dijo, es un fenómeno mundial, al cuál El Salvador donde yo vivo no escapa. Las masas quieren subsidio de todo, que no les cueste nada, pero no quieren trabajar; y ahí es donde el político izquierdista progresista encuentra cabida, prometiendo regalos y más regalos para el pueblo, regalos que obviamente alguien paga, pues nada es gratis.
    La mayoría de jóvenes, no quieren trabajar, o si lo hacen son mediocres, TODO lo quieren YA, y se creen merecedores de todo sin ningún costo o esfuerzo. Una vida superficial es lo que impera, creen que las frases en facebook los hace sabios o profundos, y en base a ello se arman filosofías de vida.
    En fin, se pueden seguir poniendo ejemplos, pero la observación más importante es la del final, me pareció muy interesante,"es lo que permite un cambio para mejorar"

    Saludos,
    3

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.