Los 4 leprosos de 2da. Reyes 7, según la tradición,
1- ¿se puede identificar quienes eran?
2- ¿es posible que sean Giezi y sus 3 hijos?
Según 2da. Reyes 5:27, vino sobre Giezi y sobre su descendencia la maldición de la lepra PARA SIEMPRE, a causa de su corazón codicioso y por pervertir el acto clemente de Dios. En 2da. Reyes 8 aparece Giezi en la presencia del Rey. De hecho no lo podría haber hecho si no estuviera sano.
3- ¿Que sucedió en medio de estos dos acontecimientos con su vida?
Gracias por vuestras respuestas.
manantialdevida

Shalom,
“¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!” (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Respuestas en su orden:

1-  Los Sabios dicen que eran Gueijazi y sus tres hijos (TB Sota 47a).

2- Sí.

3- Por supuesto que no le puedo responder qué pasó con la vida de esta persona en ese tiempo, pues seguramente vivió numerosas circunstancias. Pero creo entender que a usted le interesa saber cómo si iba a ser leproso “para siempre”, igualmente pudo presentarse ante el rey, siendo que estaba prohibido para un leproso estar en presencia del mismo.
La respuesta realmente es muy simple.
El rey estaba sumamente interesado en conocer todos los pormenores del profeta Elishá/Eliseo, entonces,  ¿quién mejor que su antiguo secretario para ser su informante?
El rey hizo a un lado la costumbre de no interactuar con leprosos, desechó la regla que prohibía al leproso estar en presencia del soberano.
Pues, para el rey en ese momento era mucho más importante adentrarse en el conocimiento del profeta y sus realizaciones.
Debe saber usted que Gueijazi pudo haber sido un gran hombre, pero fracasó rotundamente, fue llevado por sus malos deseos, una infame ambición, la lascivia, el afán de poder y la envidia insidiosa. Por esto en lugar de alcanzar grandes alturas, cayó a lo más profundo. Pecó e hizo pecar, provocó rebelión e idolatría. Sembró resquemores contra los Sabios de Torá. Anteponía su acopio de riqueza antes que salvar la vida de toda una ciudad (datos de todo esto los encuentra leyendo con conciencia el capítulo siete, ver también Sanhedrin 100a y Vaikrá Raba 16).
(Un dato interesante. Los mitómanos creadores del fantasioso personaje de Jesús se basaron en rasgos e historias de la personalidad de Elishá para inventar su taimado personaje; pero el verdadero Jesús no era más que una pálida copia al calco del errático y perverso Gueijazi… realmente las “paradojas” de la vida, en un mundo donde no hay casualidades. Ver Sanhedrin 107a).

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco