De Cerca y de Lejos

“…Y Noaj halló gracia a ojos del Todopoderoso…”[1]

“…Pero Noaj [Noé] halló gracia ante los ojos del Eterno…” [2]

En las citas transcritas arriba, se subrayó intencionalmente dos frases que dan a entender una posición distinta de Noé respecto al Creador para la acción de “hallar gracia”.

De la lectura literal, estar “a ojos” se entiende que Noé estaba a una distancia determinada del Todo Poderoso; pero en la segunda cita, estar “ante los ojos” se entiende lo contrario, que estaba cerca del Eterno, pues no se aprecia distancia entre sujetos.

Como aprendiz de pensador me llamo la atención que la doble posición de Noe respecto a Dios para hallar gracia, viola el Principio De La No Contradicción, pues Noe no puede estar a la misma vez cerca y lejos respecto a Dios. O estaba cerca o estaba lejos, pero no ambas al mismo tiempo, lo que necesariamente implicaría que una de las posiciones no es verdadera.

En consulta con el autor de los artículos donde se extrajeron las citas[3], se aclaró que la doble posición de Noe si es posible pues, al igual que cualquier hombre, la cercanía con Dios depende si el hombre es consciente de las leyes a que se debe, y la lejanía por la carencia de justicia y bondad en las relaciones con su prójimo.

A la luz de explicación del autor, se puede entender que las citas hacen alusión a un examen que ponderó la posición de Noe. Se examinó los impulsos (el inconsciente) de Noe, así como los motivos de sus actos (el consciente).

El hecho de encontrar gracia “ante los ojos” del Todo Poderoso, impresiona un escrutinio de cerca, de las fuerzas desconocidas que empujaban al hombre desde las oscuridades de su inconsciente, lo cual solo es posible en la relación personalísima entre paciente y profesional. Y de paso, el hecho de haberse encontrado impulsos hacia el cumplimiento de los deberes y responsabilidades – o de las leyes adámicas- es una tesis hartamente demostrada por los estudiosos del campo del inconsciente (especialmente Viktor Frankl) los cuales expusieron que en el inconsciente existen impulsos hacia el sentido, la espiritualidad, la trascendencia, el deber, etc, y no únicamente al cumplimiento de los deseos irracionales.

Por otro lado, la frase “a ojos” involucra una evaluación a distancia de los motivos de la conducta de la persona en relación con el resto de humanos. Por regla general, los motivos verdaderos de los actos y las acciones son desconocidos por la propia persona; y al desconocerlos los fabrica con ideas lógias, pero falsas. A esa fabricación se les llama racionalizaciones o justificaciones para evitar censura, el juicio o vergüenza. Para saber que motiva a alguien a actuar, necesariamente hay que observarlo a distancia.

El psicoanalista E. Fromm ponía dos ejemplos interesantes: el padre quien, castigando a su hijo, se le preguntaba los motivos de su violencia. Éste justificaba el castigo por ser el medio de corrección para el hijo y así convertirlo en un hombre de bien. Pero al observar detalladamente el rostro del padre mientras castigaba se podía detectar el placer en éste al infringir dolor. El verdadero motivo del castigo era el placer de causar dolor al hijo.

El segundo ejemplo que ponía era el del burócrata, quien a la hora exacta del cierre de la oficina pública deja sin atender a la última persona de la fila. Sus motivos dichos eran que la hora de cierre institucional había llegado; pero una observación detallada en su expresión se detectaba el placer del totalitarista en tener poder para hacer que esa persona sin atender volviera al día siguiente a realizar nuevamente la fila.

En esa línea de pensamiento se puede ver que el hecho de “hallar gracia” lo fue por que sus impulsos lo acercaban a un modelo humano superior no alcanzado por sus contemporáneos[4], e incluso no alcanzado por  él mismo (por más cercano que estuviera) en razón de carencia bondadosa en sus relaciones interpersonales, carencia que lo alejaba de ese modelo; pero al menos por su avance obtuvo el “beneplácito del Eterno”[5].

Las conclusiones a las que me conduce estas ideas son que en el hombre operan fuerzas que ignora, y que lo impulsan a evolucionar acercándose hacia un modelo humano mejorado; pero esas fuerzas no salen con toda su intensidad al experior del hombre, sino que estan siendo retenidas en el humano debido al desequilibrio entre la bondad y la justicia en las relaciones con las otras personas. Desequilibrio que se justifica con motivos equivocados,  retrasando y alejando el mejoramiento.

El dilema que como hombres la vida nos plantea es realmente serio, pues solitariamente y sin ayuda de otros es imposible evaluar si nuestros impulsos hacia la trascendencia (que acercan al hombre a un modelo del ser mejorado) están siendo retenidos por el desmejoramiento en las relaciones personales; desmejoramiento que para el colmo, justificamos como necesario.

En palabras simples: sin ayuda de alguien no podremos evaluar nuestro propio avance ni concientizar nuestra propia inmovilización.

Y esta situación la puse aprueba con una experiencia recién, donde me toco observar una persona quien su fuerte impulso para tener un hogar, le hizo perder personas con quien formaría dicha unión. El impulso inconsciente hacia la trascendencia e independencia la acercaban cada vez más a su meta: el mejoramiento patrimonial; pero las motivaciones de sus actos ante la pérdida eran tristes justificaciones, creíbles por la persona y por terceros, pero vacías de sentido y razón.

Y esa pareciera ser la historia de todos nosotros: impulsados hacia un mejoramiento, la transcendencia, el sentido, al cumplimiento de deberes, a Dios; pero con actos no benevolentes y justos hacia las personas que nos acompañan, justificando los motivos de nuestros actos con escusas altamente creíbles, pero sinceramente equivocadas. Y para agravar la situación, de imposible detección de forma personal.

Esto me lleva a la última conclusión. Si bien hemos pasado algunos años estudiando en este hogar temas que competen a nuestra identidad y nuestro propio mejoramiento, tenemos una alta responsabilidad de entrenarnos para pedir ayuda, así como para ayudar; si es intención de cada quien terminar de vacilar entre acercarse al modelo de hombre mejorado, o bien, alejarse de ese modelo.

 

 

Luis D. Perez Ch.[6]

 

( En merito por los jóvenes Joseph Briones Solís, Dayana Martínez Romero, Stephanie Hernández García, Ingrid Masiel Méndez Serrano, Ariel Antonio Vargas Condega. Baruj Dayan Ha Emet. Paz a sus restos, consuelo a sus familias y justicia por sus muertes)

[1] http://serjudio.com/mitzvot-y-costumbres/rezos/rezo-de-bendicin-y-crecimiento

 

[2] http://serjudio.com/wp-content/themes/base/tanaj.php?sigla=She&capitulo=1&versiculo=10

[3] Conversación privada con Yehuda Ribco.

[4] “ …¿Cuáles eran los pecados de estas generaciones? Eran culpables de idolatría,  derramamiento de sangre e inmoralidad…” http://fulvida.com/info/pecados_gene.htm

 

[5] “…Noaj [Noé] era un hombre justo y cabal en su generación; Noaj [Noé] caminaba con Elokim.” (Bereshit / Génesis 6:9). Eso hacía Noaj, ni más ni menos…. Y sin embargo encontró el beneplácito del Eterno…”  Yehuda Ribco en http://serjudio.com/personas/gentiles/lo-que-el-eterno-pide-del-gentil

 

[6] El autor del artículo no es judío. Las ideas cuenta con autorización y revisión previa de Serjudio.com

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: