Israel espiritual

En una carta que recibí decía: “Como enseña la Israel Espiritual…”.

“Israel espiritual”.
Debemos saber que esa denominación, ese concepto es un invento de la torcida teología antijudía del cristianismo. Fue tramado como parte del mecanismo para suplantar a la nación santa con un pueblo que no es pueblo. Para imponer una religión, en el lugar de la espiritualidad. Para llevar a la adoración del EGO, en remplazo de servir al Eterno con amor y veneración. Para doblegar las almas y esclavizarlas a la conveniencia de los amos de turno, en vez de potenciar a cada uno y elevarlo hacia el máximo de sus posibilidades.
En los hechos, existe Israel, como sinónimo del pueblo judío.
Existe Israel, como un Estado moderno.
Existe Israel, como la tierra de promisión, terruño santificado por el Eterno para ser hogar del pueblo judío.
Existe Israel como una entidad histórica, milenaria, eterna según promesa de Dios.
Existe Israel como un modelo, de los que siguen al Eterno por medio del cumplimiento de Sus preceptos.
Israel, en todas sus dimensiones.
No pudiéndose separar la faceta espiritual del resto.

Así pues, no permitir que las doctrinas erróneas confundan y lleven a visiones distorsionadas.
Es algo difícil, pues los servidores del EGO abundan, sus enseñanzas pululan, sus disfraces y excusas son hábilmente empleados. Se infiltran las oscuridades y se hacen pasar por luz. Con ello se va perdiendo la idea clara, remplazándola con conceptos ajenos y que no nos benefician.
Nuestro buen amigo es un fiel noájida, consciente y muy activo, desde hace años. Seguramente sin saberlo ha usado el lenguaje de la religión, creyendo estar empleando un idioma del espíritu.
¿Es para condenarle?
¡Absolutamente no!
¿Para reprocharle o reprenderle?
¡No!
¿Para que aprenda y junto a él aprendamos nosotros alguna cuestión importante?
¡Ciertamente que así es!
Aprendemos acerca de la indivisibilidad de Israel, pues el físico necesariamente es el espiritual.
Aprendemos del cuidado que debemos tener para desaprender, corregirnos y expulsar las ideas y creencias que son ajenas y no nos benefician.
Aprendemos que es necesario revisar los conceptos, no tomar nada por sabido, sino que estudiar, repasar, analizar, con humildad, con deseo de crecer y mejorar.

Esta pequeña, pero fundamental, observación nos sirve para pensar otras importantes cuestiones, ¿no te parece?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.