Resp. 3674 – Un hijo inquieto

Shalom Moré Yehuda,
¡Que la paz del Eterno esté con usted y su familia!

1- ¿Cómo se maneja a un niño de dos años y medio hiperquinético, desobediente (por que es muy curioso, pero a veces desespera), que además tiene un hermano de 7 meses lo que agrava la situación (por el tiempo que ahora este nos ocupa)?

2- ¿Es aconsejable el castigo físico en situaciones extremas?

3- ¿Qué han dicho los sabios al respecto?
Hubert Freddy A. Fernández Palacios.
Noájida.
Managua, Nicaragua.

Shalom,
"¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!" (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Respuestas en su orden:

1- Con mucha paciencia, ternura, comprensión y humildad de parte de los padres.
A los hijos se los debe orientar, instruir, poner límites, contener, pero por sobre todo amar y educar en la senda de la justicia y el bien.
Si usted reacciona de manera agresiva, ¿qué cree que le está enseñando a su hijo?
Si usted insulta o pega, ¿le está enseñando a ser moderado y autocontrolado?
Si usted entra en el juego de las pataletas, y se enoja o lo consiente para que se calme, ¿cree que lo está encaminando por la senda saludable?
Así pues, actúe con su hijo tal y como a usted le gusta que actúen con usted.
Estoy seguro que le duele si lo apenan, si le insultan, si lo humillan, si lo castigan por demás, si lo "ningunean", si lo descalifican, si lo comparan con otros.
Si usted se pone un momento en el pellejo de su hijo, entonces quizás pueda proceder de manera más bendita para usted y especialmente para ellos.
Y sienta también la mirada constante del Eterno sobre usted, por tanto, no haga nada que lo avergonzaría hacer si alguien lo estuviera viendo. ¿Entiende?

Si a usted le parece que su hijo es inquieto por demás, entonces consulte con su pediatra, quizás el especialista pueda orientarlo con respecto a otros procedimientos.

2- No.
En todo caso tenga un "rincón para pensar", un lugar en donde el niño pueda tranquilizarse, sin tele, sin radio, sin juguetes, iluminado, agradable.
Ese rincón es para que el chico tome su tiempo para calmarse, y para que reflexione en la medida de su capacidad.
El tiempo que debe estar ahí no debe ser prolongado, digamos que un minuto por año de edad es correcto, o antes si el niño manifiesta que está calmado y entendió el motivo por el cual fue puesto en penitencia.
Hablen luego sobre el motivo, explíquenle lo que es la conducta correcta que a ustedes agrada, recuerde que el niño tiene que aprender, no nació sabiendo. Y recuerde que los niños por naturaleza son trasngresores, rompen reglas y límites, o porque no los reconcen o porque quieren ver hasta donde pueden llegar realmente

Una cosa más, imponer límites es bueno, saludable y necesario para todos.
Da seguridad, educa y protege

3- De los sabios es que han surgido estos consejos que le acabo de brindar y que espero sean de bendición para usted y su familia.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio, léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: