¡Cuidado con el sentimiento de culpa!

Es necesario que distingamos correctamente entre culpa y sentimiento de culpa.
La culpa puede ser valiosa y una oportunidad para el mejoramiento, en tanto que el sentimiento de culpa siempre es negativo.
Comencemos por la culpa.
Ésta se produce cuando nuestra conciencia capta que hemos realizado una acción errónea, que nos bloquea la Luz de la NESHAMÁ (espíritu, chispa de Dios, esencia, Yo Esencial). Tal como si fuera un despertador nos obliga a abrir los ojos y abandonar el reino de la inconsciencia, por tanto, nos avisa que debemos hacer un examen de nuestra conducta. Con ello, encontrar aquellas actitudes y/o acciones que nos hacen daño, o dañan a otros; o ser potencialmente perjudiciales y está en nuestras manos evitarlo. Entonces, tendremos ocasión para detener la acción, reparar lo que hemos dañado, perdonar, perdonarnos, resolver conflictos y por supuesto, aprender para escalar a un estado más alto en nuestra recepción de la Luz.
La solución ante la culpa NO ES mágica, ni milagrosa, ni depende de fe, rezos, rituales o repetir lemas que consideramos sagrados.
La solución se encuentra siempre en la conciencia y la adecuación de la conducta, que se conoce con el nombre general de «responsabilidad». Es decir, dar una respuesta a aquella situación negativa que hemos creado.
Por consiguiente, la culpa es el síntoma, el hecho negativo realizado o planificado es la noxa (causante del mal), la situación desagradable es la enfermedad y la responsabilidad es la cura/vacuna.

Por su parte, el sentimiento de culpa es sentir culpa por algo que no hemos hecho, por una conducta que nos es ajena, por un resultado que no fue provocado por nosotros ni hemos participado en él. Es decir, no existe nada que podamos hacer en verdad para cambiar lo que hicimos, ¡porque no hicimos nada para causar ese daño!
Ciertamente el sentimiento de culpa lo usan los manipuladores para provocar en otros estados de ánimo y reacciones que les convienen a los manipuladores.
También lo emplea el EGO contra la persona, para dejarla en estado de impotencia, y de esa forma poder hacerse con el control de la conducta y mente de la persona.
Por lo tanto, debemos estar muy alertas para no caer en esta trampa de la manipulación, ajena o del propio EGO, puesto que en sí mismo el sentimiento de culpa es el causante de enfermedades, a diferencia de la culpa que es un síntoma de un daño real.

Espero te quede muy claro y lo tengas siempre presente.
Si te quedan dudas, por favor, házmelas llegar así haré lo posible para aclarártelas.
Es una cuestión muy, pero que muy, importante para disfrutar de la bendición.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
rydhelexcv

Interesante artículo. Gracias por el mismo, Señor Ribco. Tengo una pregunta para usted: ¿Fue el sentimiento de culpa por el daño ejercido hacia el pueblo judío durante la 2GM el que utilizó Dios para que las naciones gentiles se pusieran de acuerdo para la creación del moderno Estado de Israel, cumpliendo así con la profecía bíblica de siglos atrás?

rydhelexcv

Antes de poner en mi boca palabras que no he dicho, le ruego que lea atentamente mi pregunta. Yo no he dicho en ningún momento que Dios tenga la culpa del Holocausto (o Shoa), evidentemente que los responsables directos fueron los asesinos gentiles que lo ejecutaron (en especial los nazis alemanes). Lo que pregunté es que una vez producida la tragedia con los judíos se creó un ambiente de culpa por parte de las naciones gentiles (en especial las cristianas) que facilitó la creación del moderno Estado de Israel en Oriente Próximo en el año 1948. Y yo me pregunto:… Read more »

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: