Cuando la razón cronológica no tiene razón logica

Por Luis D. Perez Ch.[1]

 

La traducción al español de la canción judía JAD GADIA que se nos facilitó en este sitio, dice así:

  1. Un cabrito que compró mi padre por dos monedas.
  2. Entonces vino el gato y se comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  3. Entonces vino el perro que mordió el gato que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  4. Entonces vino el palo que golpeó el perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  5. Entonces vino el fuego que quemó el palo que golpeó al perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  6. Entonces vino el agua que apagó el fuego que quemó el palo que golpeó al perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  7. Entonces vino el buey que tomó el agua que apagó el fuego que quemó al palo que golpeó al perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  8. Entonces vino el matarife que degolló al buey que se tomó el agua que apagó el fuego que quemó al palo que golpeó al perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  9. Entonces vino el Ángel de la muerte que mató el matarife, que degolló al buey que se tomó el agua que apagó el fuego que quemó al palo que golpeó al perro que mordió al gato, que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas.
  10. Entonces vino El Santo Bendito Sea, y eliminó al Ángel de la muerte, que mató el matarife que degolló al buey que tomó el agua que apagó el fuego que quemó el palo que golpeó al perro que mordió el gato que comió el cabrito que mi padre compró por dos monedas. [2]

La narrativa adquiere un sentido cronológico si se llega a conocer todos sus elementos. Es decir, si no se suprime ningún elemento (cabrito, gato, perro, palo, fuego, agua, buey, matarife, Angel de la Muerte, Dios) la cadena de eventos es muy entendible. Pero ¿tiene sentido lógico? Es decir, ¿se vio compensado alguien por la cadena de eventos ocurridos?

Para mí no. Para mí, antes de tanto dolor y muerte, hubiera sido mejor compensarle la perdida al padre, ocurrida por un pobre gato hambriento que vio la oportunidad de saciar su hambre con un animal mal puesto.  Y ha esto ¿no hubiese sido mejor que el padre hubiera invertido sus monedas en algo menos riesgoso que en un cabrito que puede morir por ser presa fácil, o por cualquier otra causa? Por cualquier lado que mire el hecho generador de la cadena de eventos, no evidencio ningún tipo de causalidad, justicia o razón de ser. ¿Cuál fue el motivo último de tanta causalidad? ¿Quién se beneficio de la cadena de eventos? ¿A quién se le hizo justicia con tanto evento sin sentido lógico?

Y la respuesta salta a la vista: a ninguno de sus integrantes.

Si la historia que nos cuenta la canción no trata sobre moralejas de causalidad, justicia, o razón de ser, ¿Cuál es la finalidad de contarnos la canción esa cadena de eventos?

Pero también, en el pasado se nos propuso un ejercicio reflexivo muy parecido a la pregunta anterior. Se nos invitó a reflexionar si el dicho que consuela de muchos – “todo es para bien” – sirve para paliar la impotencia, con la siguiente historia:

Se enseña entre los sabios que Rabi Akiva predicaba que sea habitual para el hombre decirse que todo lo que hace el Misericordioso es para bien.
Como se ejemplifica con la siguiente anécdota.
Una vez Rabi Akiva estaba de viaje y al llegar a cierto pueblo buscó para alojarse pero no consiguió.
Dijo: “Todo lo que hace el Misericordioso es para bien”.
Pasó la noche a campo abierto.
Llevaba consigo un gallo (para que lo despierte), un burro y una lámpara.
Una repentina ráfaga de viento apagó la lámpara, una comadreja (o un gato) vino y se comió el gallo, un león vino y se comió el burro.
Dijo: “Todo lo que hace el Misericordioso es para bien”.
Esa misma noche una banda de ladrones llegó y arrasó el pueblo (donde no pudo hospedarse).
Rabi Akiva les dijo:”¿No les había dicho que todo lo que hace el Santo, bendito sea Él, es para bien?
[3]

¿Cómo  puede el sabio judío concluir que todo es para bien, sin que reflexione por un momento que la misma perdida que sufrió en el campo pudo haberle ocurrido en el pueblo que no lo hospedó?

¿Qué finalidad tiene contarnos una similar cadena de eventos cuando es evidente que no es sobre la causalidad, justicia o razón de ser?

Pareciera que ninguna de las cadenas de eventos contadas manifiesta un sentido lógico. Puede ser que tengan sentido cronológico (que un evento desencadene otro), pero a que sean fuentes de inspiración que refuercen la fe, la creencia o el reposo emocional ante circunstancias adversas, están muy lejos.

Resulta imposible para el más sabio de los mortales descifrar el sentido último de una cadena de eventos, pues las capacidades humanas son limitadas; incluso si la persona hiciese el pequeño ejercicio de reflexionar sobre un hecho generador que desencadenó una seguidilla de eventos para su vida puede corroborar lo que indico: es imposible saber un por que o un para que. El Dr. Viktor Frankl lo expresa en el siguiente postulado:

“… una vez que empezamos a tratar con este significado global nos encontramos con una ley que a mí me gusta formular como sigue: cuando más amplio es este significado, menos comprensible es. Y si se refiere al significado o sentido último, también resulta incomprensible…[4]

Yo mismo he experimentado hechos generadores de cadena de eventos que luego de algunos años no puedo descifrar el fin o sentido último de tanta eventualidad, si es que existe fin último o sentido global. Y estoy seguro que al lector le pasa lo mismo.

Si el sentido general de la cadena de eventos que produjo un hecho generador es incomprensible para nosotros los mortales, entonces podemos estar seguros de que:

-No todo es para bien. Hay cosas que nos suceden que son malas y que son imposibles de entender.

-Mienten los líderes religiosos que enseñan cosas como: “…no le preguntes a Dios ¿Por qué? sino ¿Para qué?…”; “…Dios sabrá las razones de lo que te paso…”, “…Dios te ayudara a que ganes y hará justicia con el otro, ya verás…”, “Pacta, diezma, colabora para que Dios que ayude, convierta, salve, auxilie, alimente, sane, etc…”, “…lee los cuatro tomos de Torá concordada y comentada por Rashi para alimentar la fe, a tal precio más gastos de envío…” y ejemplos similares. Si escuchas, lees o sigues a líderes que explican[5] sentidos generales, globales o universales, ¡! huye de ellos porque te están mintiendo ¡!

-La persona misma se engaña cuando apela a la fe o a la creencia absurda para entender que existe una causalidad última de una cadena de eventos que desencadeno un hecho generador en particular; pues solo en las películas se puede comprender el trama contenido, y hasta ver el final de la misma.

Pero volviendo a las historias, si bien se puede entender que tienen sentido cronológico, resulta imposible dotarlas de sentido lógico al contenido manifiesto de la historia contada.

Pero no así, al posible mensaje latente que se puede extraer de ambas historias. Se puede extraer un mensaje latente que auxilie a la persona cuando se vea en la disyuntiva entre la fe y la razón (o creencia racional). Y cuando me refiero “contenido manifiesto” describo a lo que nuestros ojos ven; y “mensaje latente” al que hay que descubrir mediante algún trabajo. Como el arqueólogo que descubre que en masa de materia se encuentra petrificada una antigua moneda valiosísima.

A diferencia del contenido manifiesto, en el mensaje latente si es posible que contenga sentido lógico y práctico, y que además, sea de gran beneficio para la persona. Y lo mejor es que puede haber miles y millones de mensajes latentes simbolizados mediante un solo contenido manifiesto.

¿Y el de ambas historias? Personalmente voy a compartir un mensaje latente, pero confieso que me gustaría saber los que descubre el lector de esta reflexión.

En la historia del cabrito no se nos cuenta cual fue la reacción del padre de familia ante la pérdida de su animalito, mientras que en la historia del Rabi Akiva se nos cuenta que él pronuncio una bendición ante la pérdida de sus animalitos. Los que no somos judíos tenemos La Prohibición de Blasfemar, bajo ninguna circunstancia. Es nuestra ley y nuestra ética. En el primer caso no vale suponer la reacción del padre de familia, sencillamente porque es omisa, así que cualquier suposición resulta en una especulación, por lo que nos resta atenernos a su silencio; mientras que en la segunda historia se nos cuenta que el sabio judío emitió una bendición ante su perdida. Lo importante no es, en sí misma, la omisión del primero ni la acción del segundo; incluso pierde importancia la seguidilla de eventos que nos cuentan ambas historias, sino que adquiere relevancia lo que podría significar un silencio y una acción.

Y tanto la omisión del padre de familia como la acción del sabio judio tienen un solo mensaje. Un silencio y unas palabras se refieren a un mismo mensaje: La Prohibición a Blasfemar. Podría entonces interpretarse un postulado así: “no pierdas la ética por más dura que sea la circunstancia”.

Un posible contenido latente, entonces, es precisamente el que no se dice en ambas historias, el que no se ve a simple vista, sino que hay que descubrir.

Si se trasladara ese ejercicio a la vida practica, y se intentara descubrir una lógica racional a los hechos generadores de cadena de eventos que todos experimentamos, ¿podríamos descubrir nuestros propios mensajes y sentidos?

Muchas gracias por sus comentarios.

 


Notas:

[1] El autor del artículo no es judío. El presente ensayo cuenta con autorización y revisión previa de Serjudio.com

[2] http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/el-cabrito-y-la-impotencia

[3] http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/todo-lo-que-hace-el-misericordioso-es-para-bien

[4] “El hombre en busca de Sentido Ultimo. El análisis existencial y la conciencia espiritual del ser humano.” Victor E. Frankl, pag 191.

[5] Con explicaciones que no explican nada

5
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Diego Perez ChaconFreddy ContrerasYehuda RibcoJonathan Ortiz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Interesante articulo amigo. Recuerdo haber leido algo al respecto del “gam zu le tova” o “esto tambien es para bien”. Lo explicaban como “esto tambien tiene o cumple un propósito” por aquello de la acepcion de la palabra “tov” que no significa ‘bueno’ unicamente’. Por otro lado la expresion de Rabi Akiva “todo lo que hace el Misericordioso es para bien”, habria que entenderla en su contexto pienso yo. Me explico, por qué dice El Misericordioso, por qué no dice Juez, Creador, Padre, etc. Esto asumiendo que en el texto hebreo diga ‘Misericordioso’. Por qué dice “hace”? En verdad Dios… Read more »

Freddy Contreras
Member

Razón y logica? Siempre está en el debate: Todo es para bien? O la cadena de eventos fue para mal? Siempre buscando una explicación lógica, claro está, desde nuestro punto de vista personal. Si nos favorece fue para bien. Si no nos favorece fue para mal. Pero, cualquiera de estas respuestas por si sola está incompleta si las juzgamos desde un punto de vista particular. Meditemos un momento con el siguiente ejercicio: Sabemos que las bacterias tienen un ciclo de vida de 20 minutos a varias horas. Tomemos algunas no patógenas y útiles para nuestro organismo como las que están… Read more »

A %d blogueros les gusta esto: