Para traer la redención

El venerable profeta Isaías ha sido tan manoseado por los infames misioneros.
Sus palabras han sido manipuladas arteramente, ofuscado sus mensajes, cambiado sus sentidos, reinventado sus dichos.
Sin dudas, los misioneros se han ensañado especialmente con este sabio hombre, usurpado su nombre, vejado su memoria, abusado de su bondad.
Al pervertir las palabras del profeta, entre otras estratagemas aberrantes, pretenden, con maledicencia y alevosía, demostrar lo indemostrable: que su falso dios y falso redentor es verdad y debe ser adorado y servido.

Pero, gracias al Eterno Él se levanta como muralla en contra de las mentiras, y sostiene a los emisarios de Luz que traen sanidad espiritual, un mensaje verdadero y la refrescante palabra inmaculada del Tanaj.
Ahora pues, citemos una bellísima profecía de Isaías, que es Palabra revelada del Eterno, la cual contiene muchas enseñanzas, pero concentrémonos en encontrar los mecanismos para atraer la Era Mesiánica que se encuentra aquí descritos:

«¿No consiste el ayuno que Yo escogí, en desatar las ligaduras de impiedad, en soltar las ataduras del yugo, en dejar libres a los quebrantados y en romper todo yugo?

¿No consiste en compartir tu pan con el hambriento y en llevar a tu casa a los pobres sin hogar?

¿No consiste en cubrir a tu prójimo cuando lo veas desnudo, y en no esconderte de quien es tu propia carne?

Entonces despuntará tu luz como el alba, y tu recuperación brotará con rapidez. Tu justicia/caridad irá delante de ti, y la gloria del Eterno te acogerá.


Entonces invocarás, y el Eterno te escuchará.
Clamarás, y Él dirá: ‘¡Aquí estoy!’

Si quitas de en medio de ti el yugo, el acusar con el dedo y el hablar vilezas; si tu alma provee para el hambriento y sacias al alma humillada, tu luz irradiará en las tinieblas, y tu oscuridad será como el mediodía.

El Eterno te guiará siempre y saciará tu alma en medio de los sequedales. Él fortalecerá tus huesos, y serás como un jardín de regadío y como un manantial de aguas cuyas aguas nunca faltan.

Los tuyos reconstruirán las ruinas antiguas. Levantarás los cimientos que estaban destruidos de generación en generación. Y serás llamado reparador de brechas y restaurador de sendas para habitar.

Si apartas tu pie por respeto al shabbat, para no hacer tu capricho en Mi día santo; si al shabbat llamas delicia, consagrado al Eterno y glorioso; y si lo honras, no haciendo según tus propios caminos ni buscando tu propia conveniencia ni hablando tus propias palabras,
entonces te deleitarás en el Eterno.

Yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer de la heredad de tu padre Iaacov [Jacob].

Porque la boca del Eterno ha hablado.«
(Ieshaiá / Isaías 58:6-14)

Las palabras son claras y sencillas de comprender.
Pero, tomémonos el breve trabajo de realizar un resumen.
La Redención se atrae de la siguiente manera:

  • Apartándose del pecado, rompiendo las cadenas que nos unen a las malas acciones.
  • Realizando obras de caridad y de justicia social, de manera noble y generosa, es decir, sin esperar provecho alguno de la bondad ofrecida.
  • Cobijando al cercano y al lejano, sin justificarnos torpemente para no auxiliar a aquellos que podemos ayudar.
  • Reconociendo al Eterno en cada paso que damos. Por tanto siéndoLe fieles y leales, sin siquiera por un momento desviarnos detrás de falsas deidades.
  • Rezarle a Dios, exclusivamente y confiar en Él solamente en aspectos espirituales. Sin intermediarios, sin santos, sin ángeles, sin emisarios, sin puentes que se interpongan en nuestra directa relación con Él.
  • Cerrando nuestra boca y oídos a las maledicencias.
  • Hablando palabras de verdad y no de confusión, mentira o engaño.
  • Protegiendo al inocente y acusando certeramente al culpable.
  • Estudiando Torá, conociendo los mandamientos y esmerándonos por ser especialistas en las normas que debemos cumplir.
  • Procurando hacer las paces entre las personas, enseñando Torá y actuando con justicia y bondad.
  • Cumpliendo con las normas del shabat y las festividades. Haciendo del día de Shabat una ocasión para el crecimiento espiritual, para el reencuentro con la mejor esencia que nos forma, de abrazo con el Eterno.
  • Respetando las tradiciones que nos legan nuestros mayores, no cambiándolas por modas o creencias ajenas.

Ciertamente, si todos actuáramos de esta manera no solamente estaríamos atrayendo la Era Mesiánica, sino que podríamos darnos cuenta de que ya estamos viviendo en ella.
Pues, la Era Mesiánica es de justicia y bondad, de solidaridad, de crecimiento espiritual, de predominio de la Torá, de ejercicio de los preceptos, de lejanía de las malas conductas, de gozo sabático constante, de respeto por el judaísmo… en fin, todo lo que ha descrito el profeta en este pasaje.

¿Te das cuenta?
Si vivimos como debiéramos, tal como Dios nos exige, tal como efectivamente retrata el profeta, no solamente estaríamos construyendo nuestra parte del Shalom, sino que estaríamos viviendo en él.

Ahora que sabes esto, te propongo que adoptes el compromiso de vivir alguno de los puntos que te he resumido. Si puedes todos ellos, mucho mejor. Pero si no puedes aún, ve viviendo de acuerdo a aquel punto que esté a tu real alcance, con la idea de ir sumando más y más.
De esa manera eres socio en la construcción del mundo y estarás gozando de una porción de la Era Mesiánica antes de que ésta se consolide.

Por último, que la luz que obtienes por ir por la senda del bien te sirva para alumbrar los recovecos oscuros que aún padeces y para que sirvan de faro en el noche de aquellos que están extraviados y sin rumbo bueno.
No podemos permitir que la mentira siga proliferando, que los rumores, maledicencias, injurias y blasfemias se sigan sembrando y cosechando con tanto dolor.

Recuerda, está en ti el ser socio en la obra de la construcción del Shalom.

4
Leave a Reply

Please Login to comment
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
EugeniaMcFrancisca ViolaYehuda Ribcofredynorman Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
fredynorman
Member
fredynorman

En varios libros, he encontrado el titulo dios, realizando unas investigaciones pude darme cuenta que este titulo viene del latín Deus, del griego Theos en cuya raiz descansa y se lee Zeus.
En mi apresiación no estoy muy de acuerdo en este titulo colocado al eterno, pero bueno, considero que cada quién puede tener sus razones para llamar al eterno de este modo, aunque considero que en la era mesiánica habrá pureza de labios.

Francisca Viola
Member
Francisca Viola

Gracias

EugeniaMac
Member
EugeniaMac

hermoso, muhas gracias!! iebarejejá Adonay.

A %d blogueros les gusta esto: