El errado ermitaño judío

"Éstas son las instrucciones acerca del nazir para el día en que se cumpla el plazo de su nazareato. Vendrá a la entrada del tabernáculo de reunión y presentará su ofrenda a Hashem: …una cordera de un año, sin defecto, como sacrificio por el pecado…" (Bemidbar / Números 6:13,14)

La Torá establece las reglas objetivas para hacer de la vida cotidiana un sendero de elevación y perfeccionamiento. Para Dios, según aprendemos en Su Torá, la persona alcanza la santidad cuando lleva una vida acorde a la Voluntad de Él, gozando de todo lo que puede disfrutar, haciendo todo lo que está a su alcance y le es permitido.
Es decir, la persona que piensa que el propio mejoramiento se alcanza apartándose de los deleites habituales, y mortificando su cuerpo y alma, está por completo equivocado; y en lugar de hacer lo bueno, está yendo tras el pecado. Está (quizá) tan errado como el que desconoce las sabias reglas de la Torá.
Por eso, el nazir, al concluir su período de auto-limitaciones debía pedirle disculpas a Hashem, debía confesar su pecado (=error). Porque por un tiempo no disfrutó lo que tenía permitido y a su disposición, queriendo, con ese egoísmo disfrazado de desprendimiento, acercarse a Dios, cuando en verdad, se alejaba.

barra11.gif (1466 bytes)

Profundizando esta semana:

  1. ¿Quién bendice al Pueblo?
  2. ¿Cuál era el pecado del nazir, tras finalizar su período de restricciones, que debía traer un korbán para expiar un pecado?

Respuestas para la semana anterior:

  1. El Mishkán – Tabernáculo.

  2. Efraim y Menashe, los primeros hijos de Iosef ben Israel.

Destellos de la parashá

Al comenzar la parashá más extensa de las 54, leemos la asignación de las tareas relativas al servicio divino, a los descendientes de Leví, que eran las familias de Gershon, Kehat y Merari.

Luego la Torá establece que la persona en estado de impureza ritual debe permanecer hasta su purificación por fuera del campamento. En tanto que se le prohíbe ingresar al Mikdash.

Más tarde, la Torá enfatiza el valor primordial que tiene la palabra dada. Y en concordancia con esto, el cuidado con el cual hay que conducirse en las relaciones basadas en la confianza.

Y, al parecer sin ninguna ilación, encontramos las disposiciones referidas al nazir, aquella persona que hizo el voto de abstenerse, por un cierto tiempo, de ciertos actos mundanos, como forma de dedicación Hashem. Los actos que se prohíbe a sí mismo son: ingerir frutos de la vid; rasurarse el cabello, y entrar en contacto con cadáveres humanos.
Al finalizar el tiempo de auto limitación, se afeita completamente y trae al Santuario ofrenda de expiación, para luego retornar a la vida ordinaria. En caso de no completar el período, debe recomenzar la cuenta, no sin antes rasurarse y traer la ofrenda.

Como otro tema, se estipula que sean los cohanim los encargados de declarar para el Pueblo las bendiciones del Eterno.

Y finalmente, se relata la inauguración del Mishkán, en Rosh Jodesh Nisán

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: