El consejo diario 676

Cuídate mucho de la dulce mentira que te mantiene prisionero.

Las trampas del EGO se extienden,
se diversifican,
cambian de rostros y lugares,
pero no de intención.

Usan la manipulación emocional,
la experiencia religiosa,
el engaño,
y cualquier artefacto para conservar su dominio oscuro.

Pero, se suele vestir de luz,
de mensajeros de la fe,
de portadores de la llama del amor;
porque no hay nada más peligroso que la oscuridad disfrazada de luz.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: