La poderosa alegría

Una gran verdad es la que dice que la alegría es un poderoso vitaminizante, para todo momento.
La verdadera alegría, no aquella risotada boba, ni la burla cruel, ni la insensibilidad provocada por vivir en la fantasía, ni la que deriva de sustancias que dejan perpleja la mente.
La alegría que brota espontánea y sincera, sin estar siendo actuada ni parodiada.
Una alegría simple, que puede aparecer hasta en los momentos más dramáticos de nuestra existencia.
Una que nos conecta con la espiritualidad sin por ello desconectarnos de nuestras vivencias terrenales.
La alegría que surge de la mirada amable, que se corre del lugar de víctima, que aprende a reírse de nosotros mismos sin por ello caer en lo grotesco o burlón.
La alegría que es un foco de luz hasta en la noche más cruel.
Que se permite esbozar una sonrisa en el día de luto, no por el placer de la muerte o sus recompensas viles, sino por estar convencido de que todo en este mundo es pasajero y nos espera una realidad eterna, de comprensión, de justicia, de misericordia, de paz.
La alegría que se contagia y no perjudica.
Una que no precisa del chiste, ni del gesto cómico, y mucho menos de hacer escarnio de alguien.
La alegría que no puede realmente ser descrita, porque es un sentimiento y por tanto queda por fuera de las descripciones racionales.
Pero que aquel que la ha sentido, sabe de qué estamos hablando.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: