Parashat Jaié Sará 5767


Shabbat: Jeshvan 27, 5767; 18/11/06

Un comentario de la Parashá Jaié Sará (Bereshit 23:1 – 25:18)
¿Cuántas vidas tienes?

Comienza nuestra parashá:

«Fueron las vidas de Sara: 100 años y 20 años y 7 años; éstos fueron los años de vidas de Sara.»
(Bereshit / Génesis 23:1)

Es intersante que el capítulo dedicado a narrar los preparativos del sepelio y entierro de la primera matriarca de Israel, de Sará, se llame «Las Vidas de Sará».
¿No sería más adecuado llamarlo «El deceso de Sará», o «El sepelio de Sará»?
En nuestra lógica lo sería, pero no así en la lógica inspirada desde Arriba.
Cuando nuestros Sabios asignaron a esta porción el nombre Jaié Sará, las vidas de Sará, sabían perfectamente lo que estaban haciendo.

Resulta que en nuestra Tradición bendita se afirma que los justos son llamados «vivos» incluso luego de su muerte física, en tanto que los malvados son llamados muertos, aunque aún respiren y suden en Este Mundo.
Así pues, nuestra preciosa matriarca Sará dejó Este Mundo, pero no abandonó la vida.
Su espíritu resplandece e irradia gracia en el Edén, tal como ocurre con todos los que han sido justos en su vida terrenal.
Pero además, su vida de cierta manera se continúa, no finalizó, en Este Mundo.
Ya que, su ejemplo de belleza femenina, la que surge de reverenciar al Eterno y ser fiel a Su Voluntad, sigue inspirando a las hijas de Israel.
Su ejemplo de bondad, que está equilibrada perfectamente con justicia, se mantiene como un influjo para todos los que somos sus descendientes.
Su ejemplo de adhesión al Padre celestial, a pesar de las contrariedades, ha alumbrado los recovecos de nuestras almas desde entonces.
Su tesón para educar a sus hijos en la buena senda, y formar una bendita casa en Israel, es el Norte que guía a todas las mujeres de valor que aprecian más la Torá que las joyas.
Así pues, cuando un justo muere, su cuerpo deja de actuar, pero su espíritu permanece vital, y su influencia positiva fortalece a aquellos que aceptan sus enseñanzas.

Como vemos, Sará vivió vidas, en plural.
Una en su aspecto terrenal, otra en su aspecto espiritual, que se perpetúa hasta la eternidad.

Ahora bien, si prestamos atención al versículo que hemos citado al comienzo, descubriremos otra enseñanza.
Se nos informa que vivió 100 años
y 20 años
y 7 años.
Se podría haber dicho 127, existe tal número en hebreo.
Pero, el divino Autor escogió esta manera extraña de numerar la vida de la matriarca.
¿No habrá aquí algún mensaje para que aprendamos?

De acuerdo a lo que Rashi presenta,
Sará tuvo la dignidad de una dama anciana de 100 años durante toda su vida,
mantuvo su belleza de los 20 años durante toda su vida,
y su pureza no viciada por pecados de los 7 años durante toda su vida.
Es decir, tuvo una vida noble, hermosa y limpia de pecados.
En general las personas pasan de una etapa de su vida a la siguiente, dejan su niñez para sumergirse en su adolescencia, y abandonan ésta para ser adultos. Cierran una etapa y no mantienen más que vagos recuerdos de las forma de ser pasada.
Pero no así con nuestra matriarca, que supo mantener con vigor aquellos aspectos más valiosos de cada etapa, de manera tal que no desechó la frescura de la infancia jamás, no perdió el vigor de la adolescencia, ni enturbió la sagacidad de la adultez.

Si aprendiéramos de su ejemplo, debiéramos llevar una vida signada por las siguientes pautas:

  • ser puros de corazón, sin dobles discursos, sin amarguras, sin resentimientos, sin ambiciones extralimitadas;
  • ser vigorosos, dispuestos a llevar a cabo nuestros ideales, creyendo que nada puede deternos, luchando por un mundo mejor;
  • ser prudentes, conociendo nuestro deber ante el Eterno, acatando las normas de vida correctas, proveyendo de serenidad allí en donde se precisa.

Quiera el Eterno que nuestra matriarca Sará nos sea de ejemplo, para ser socios en la construcción del shalom, que tanta falta está haciendo.
Así nosotros también tendremos vida en Este Mundo, y posteridad de gozo.

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

Otros comentarios de la parashá, resumen del texto, juegos y más información haciendo clic aquí.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: