Menos estrés, más estés

La ansiedad junto al miedo surgen por pretender anticipar el futuro.
El remordimiento y la depresión (no la enfermedad siquiátrica, sino eso que la gente llama depresión)  aparecen por no hacer las pases con el pasado.
En ambas situaciones vivimos escapando del presente, y por tanto derrochando la energía que tenemos en cosas que no existen.

Así está la mente ocupándose de cosas que pasaron, o pudieron haber pasado; o se entretiene previendo cosas que no existen, ni existirán.
Todo eso en lugar de enfocarse en el aquí y ahora y estar tonificada para resolver lo que es posible solucionar, o fluir cuando no tenemos herramientas para cambiar lo que sucede.

Por supuesto que tener la mente entretenida es importante y útil, pero en los momentos que son de ocio, para el esparcimiento, para desconectarnos brevemente de la tensión y despejarnos además de revitalizarnos. Aflojar la mente, relajarla, es sumamente necesario.
Caso contrario es estresarla con esas cosas que mencionamos más arriba, y hacerlo de manera obsesiva. Una y otra vez volver a imágenes del pasado, sin modificar nada con ello, sin corregir, sin diluir. O atorarnos con imaginaciones de catástrofes, impotencias, quebrantos que fantaseamos nos alcanzarán mañana. Este estrés es perjudicial, enferma.

Nos perdemos en idealizar lo que no existe, o en denigrarnos, en vez de afrontar con toda nuestra capacidad lo que realmente sucede.
Lo que realmente sucede… en realidad, lo que percibimos y la construcción que nos hacemos de lo que realmente sucede, debería haber escrito.

Así, nos perdemos los mensajes del cuerpo, no atendemos la vocecita de la NESHAMÁ (Yo Esencial, espíritu, chispa Divina que somos), estamos ciegos a las claves que se presentan para resolver las cuestiones, no percibimos al otro ni a nosotros y con ellos dejamos pasar las oportunidades que surgen, perdemos de vista alternativas que pudiéramos crear, rechazamos soluciones que se nos presentan, los placeres y disfrutes posibles y permitidos.
Todo en el vano intento de dominar aquello que no es posible dominar.
O, peor aun, queriendo evitar aquello que no puede ser evitado.

Por ello es tan valioso desaprender y volver a aprender, descontaminar en lo posible nuestro Sistema de Creencias, para valorar lo que SÍ hay, aquello que está a nuestro alcance para ser aprovechado aquí y ahora.
En lugar de quedarnos en la queja, en la ansiedad, el miedo, el sentimiento de culpa, el echar culpas, la envidia, el enojo y todo las otras posturas negativas, sería imprescindible reeducarnos para que la mente viva el presente, construyendo SHALOM a cada momento.
Con pensamientos, palabras y acciones de bondad y justicia, hacia dentro y hacia fuera.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: