Resp. 3636 – ¿Misioneros judíos?

Hola tengo una pregunta que me ha dado vueltas hace un tiempo bastante
largo ya.
me gustaria saber si en el Judaismo hay «misioneros» por llamarlo asi, es una duda muy grande que tengo, si me puede ayudar seria muy buena.
muchas gracias!
Lula Memresh
Shalom.

Shalom,
«¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenida y gracias por enviarnos su interesante misiva.

No entiendo bien a qué e refiere usted por «misioneros» en el judaísmo.
Le pregunte por email, pero no tuvo la delicadeza de responderme.

Así pues, responderé a lo que creo que está usted consultando.

En el judaísmo no hay misioneros, porque sabemos que hay dos sendas ciertas para andar a la Luz del Eterno, la senda de los noájidas y la senda de los judíos.
Para los gentiles lo correcto es vivir de acuerdo a las normas noájidas (los Siete Mandamientos Universales, más sus derivados), tal como el Eterno les ha establecido.
Los judíos tenemos los 613 mandamientos, y sus halajot correspondientes.
No somos los judíos los que debemos ir entre los gentiles pregonando el camino que Dios les ha dado a ellos, puesto que es su heredad, su patrimonio, su Luz y salvación.
Si bien es cierto que debemos ser una «luz para las naciones», esto no significa en modo alguno actuar como misioneros, convencer «por las buenas o por las malas», insistir y adoctrinar; sino que significa vivir correctamente, de acuerdo a como los judíos debemos hacer en pos de la Torá, para que de esa manera los pueblos reconozcan la sabiduría perfecta que destila nuestra amada Torá y reconozcan al Eterno y Su majestad.
Es claro que podemos ser guías para nuestros hermanos gentiles así lo requieran, pues están en su mayoría bastante apartados de la senda correcta, inmersos en un mundo corrupto y lleno de sucia idolatría y mentiras. Por tanto, aquellos de nosotros que estamos dispuestos y capacitados, podemos servir de guías de camino, pero jamás de «misionero».
En resumen: no somos misioneros para con los gentiles, porque es el deber de cada gentil saber lo qué es su patrimonio espiritual, cuidarlo, desarrollarlo y vivir de acuerdo a eso.

En otro aspecto.
Mucho menos debemos convencer a los gentiles para que abandonen la identidad espiritual que el Eterno les ha conferido.
¿Por qué no?
Pues, porque sabemos que la senda noájida también es de Luz eterna, de bendición, de edificación en Este Mundo y en el Venidero.
Por tanto, sería incorrecto andar convenciendo gentiles para que se conviertan al judaísmo, puesto que no es lo que el Eterno ha dispuesto en Su Voluntad.
Los gentiles y los judíos somos indispensables en el trabajo de perfeccionar nuestro mundo.
En resumen: no somos misioneros para con los gentiles, porque sabemos que la identidad espiritual gentil no tiene nada de inferior o despreciable, son nuestros socios en la obra de construir un mundo de Shalom.

Por otra parte, el mismo hecho de ser «misionero» es una bajeza, puesto que los misioneros (de la cruz) solamente ayudan y sustentan materialmente con la intención aviesa de convertir personas a su errónea fe. Esa es LA MISIÓN del misionero y no otra. Acarrear ingenuos a las doctrinas extraviadas que predican, sumar gente a las falsedades espirituales que ellos adoran.
Cuando nosotros queremos ayudar materialmente a alguien, lo ayudamos, no tenemos necesidad de presionar, mentir, engañar ni ocultar nada.
Aquel que quiera convertirse al judaísmo, eventualmente podría hacerlo, no porque lo convenzamos, lo sometamos a presiones psicológicas, lo amenacemos con el infierno, o le demos comida e instrucción.
Tristemente, los misioneros hacen de la caridad y las buenas obras una enfermiza maquinaria de intoxicación espiritual, que también termina por perjudicar las buenas obras que dicen representar. Es por esto que personas misioneras que han hecho grandes bondades para con los necesitados, en el fondo los están condenando con esas acciones a penosos y dolorosos tormentos en el más allá. Ciertamente es preferible una vida de dolor aquí, a un instante de tormento allá.
En resumen: no somos misioneros, porque no precisamos mentir o coaccionar a las personas para que anden por la buena senda que el Eterno le ha dado a cada uno.

Por último, existen maestro, rabinos y personas dentro del judaísmo que se preocupan en gran medida por el bienestar material y espiritual de su prójimo judío.
Actúan con bien y justicia, procurando que esas buenas acciones vivifiquen y sirvan como guía a los hermanos judíos que están apartados del buen camino que el Eterno nos ha marcado, del camino de la Torá.
Por supuesto que confundir a estar personas de bien con «misioneros», es no tener conocimiento de lo que es un misionero, ni de lo que es la bondad.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio,
léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
iojanan

Estimado profesor,conozco esta página de hace quizá dos años, sólo escribí una vez y aunque su recibí fue rápido, entiendo que no ha tenido la oportunidad de responder a mis dudas. Ahora qiuero hacerle llegar otra duda que quizá con su conocimento pueda aclararme. Viajo de años a Israel y leo con mucha frecuencia temas de judaismo, procuro orientarme de distintas formas, digo esto porque el convencimiento que tengo sobre la conveniencia de la conversión no es de ahora, pero pregunto: si logro la conversión y mi esposa igualmente, de forma que seamos judios de pleno derecho ante D-os y… Read more »

elena63

En mi opinion un misionero actua contra el libre albeldrio que Dios establecio,ademas si fuimos creados a Su imagen y Semejanza estamos capacitados para elegir por voluntad propia.Somos responsables de nuestros actos y no del projimo.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: