Resp. 4039 – ¿Cómo ayudar a un diabético?

kajol nos consulta:

me gustaria saber como puedo hacer para ayudar a mi padre que es diabetico poder saber cual es su deseequilibrio para poder ayudarle a hacer la correccion o correciones necesarias.espero me puedan ayudar con mi pregunta,de antemano muchas gracias y que el eterno le llene de bendiciones.
mi nombre es Rubén B.A 31 años electrónico toluca mexico

Shalom,
“Bendito el que viene en el nombre del Eterno.” (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Como le han comentado aquí debajo, es imprescindible consultar al médico especialista y seguir fielmente las prescripciones que le den. Debe saber que el Eterno le ha dado a los médicos Su divina autorización para actuar en beneficio de los pacientes, por lo que seguir las indicaciones médicas es parte de la fidelidad al Eterno. Entre estas guías habrá muchas relativas a restricción en la alimentación, que probablemente deberán ser asumidas con empeño voluntario, para variar hábitos de vida profundamente arraigados.
Por supuesto que el médico es persona, puede fallar, puede tener intereses paradójicos, pero confiemos en él, y busquemos serenarnos para encontrar sentido aún en el sufrimiento.

En un sentido espiritual, es imprescindible encontrar un modo para variar el pensamiento, hacia una visión realista pero verdaderamente optimista de la vida. Amar la vida intensamente, por medio de una visión positiva, pero al mismo tiempo con una conducta y actitud netamente de bondad hacia el prójimo y valoración del sí mismo.
Amar al prójimo, es una vía idónea para mitigar muchas de las penas que sufrimos.

Por otra parte, tres veces por día le recomiendo a su papá que llene un vaso grande de agua fresca.
Antes de beber el vaso, deberá decir tres veces, con conciencia, concentración y devoción:

“Oh Eterno, esperanza de Israel,
todos los que Te abandonan serán avergonzados, y los que se apartan de Ti serán inscritos en el polvo; porque han abandonado al Eterno, la fuente de aguas vivas.
Sáname, oh Eterno, y seré sano.
Sálvame, y seré salvo;
porque Tú eres mi alabanza.”
(Irmiá / Jeremías 17:13-14)

Luego, que beba lentamente el vaso de agua.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Que sepamos construir Shalom.

More Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: