Resp. 4173 – El perdón y la justicia

More Yehuda, tengo un problema muy personal que consultarle.
Resulta que cuñado estafó a mi familia y no muestra señales de arrepentimiento.
Para peor, él levantó cargos en contra de mi familia, por lo que estamos en juicio civil.
Ahora mi familia política me esta presionando para que olvide todo y comparta con mi cuñado los cumpleaños y otros acontecimientos, me dicen por ejemplo que papa les perdono. Pero no puedo compartir con el una cena o una festividad, los siento como una traición a mi mama y papa, además mama ya me amenazo con que no le perdone, se que le voy a lastimar a mama si lo hago.
Yo hasta me preocupo por la situación de él y por sus hijos, no le deseo nada malo pero no puedo compartir con el nada. Yo anteriormente le prestaba dinero cuando sus hijos se enfermaban y nunca me devolvía todo.
La pregunta es ¿Debo perdonar hasta el punto de compartir de nuevo con el una mesa, un cumpleaños, etc?
Yo creo que no, aunque sea una situación muy incomoda para la familia.
Gracias, espero que me pueda responder.
Feliciano N., Perú

Buen día, gracias por su pregunta

Dijo el Eterno:

«Juzgarás a tu prójimo con justicia.
No aborrecerás en tu corazón a tu hermano.
Ciertamente amonestarás a tu prójimo, para que no cargues con pecado a causa de él.
No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo.»
(Vaikrá / Levítico 19:15-18)

¿Qué aprendemos de esto?

Que la justicia debe prevalecer.
Que no podemos ir por la vida mirando para otro lado, haciendo de cuenta que el mal no existe, que el desbalance no está afectando la vida (personal y colectiva)
Pero, los extremos no son buenos.
Por lo cual, también debemos tener el corazón limpio de rencor y de ánimo de venganza.

¿A quién beneficiamos cuando atesoramos los malos sentimientos en nuestro ser?
¡A nadie!
Por el contrario, nos enfermamos y probablemente provoquemos inconvenientes mayores.

Así pues, la emoción nefasta dejarla de lado, lo que significa aprender a perdonar.
Pero, no dejar pasar la injusticia.

Ahora bien, ¿Es necesario que comparta celebraciones con la persona que le ha causado daño a su familia?
Creo que no puedo darle yo la respuesta definitiva, pero sí un consejo.
Mi consejo es que actúe con bondad, pero no con torpeza.
Perdóndelo, pero no deje de buscar justicia.
Mantenga una relación correcta, amable, pero no es necesario que sea fraterna.

De hecho, esta persona no ha encarado seriamente un proceso de teshuvá (de retorno a la buena senda), por lo que hacer de cuenta que está todo bien, de que se puede volver a compartir como si nada hubiera pasado es solamente una careta que oculta una cara sufrida y amargada.

Hable con él, si desea usted hacerlo.
Proponga algún camino para la reconciliación sincera, abra sus brazos para el abrazo leal, acerca con la derecha mientras aparta con la izquierda.

Esperemos que pronto haya paz interna y externa.

Recuerde que este sitio subsiste gracias al aporte generoso de dinero de parte de los lectores. Colabore, sea parte de nuestra tarea sagrada. Gracias

Shalom y bendición, que sepamos construir Shalom en todo momento.

Moré Yehuda Ribco

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: