Kol Nidrei y su esencia espiritual

Suele ser un misterio el motivo por el cual la fórmula (no es un rezo) de Kol Nidrei, también conocido como Cal Nidré, es la que da inicio al que es considerado el día más sagrado del año: Iom Kipur.
Se manejan varias respuestas, hoy quiero compartir contigo una de ellas, que me resulta muy interesante, profundo y provechosa para mejorar nuestra existencia.

Resulta que somos NESHAMÁ, nuestro Yo Esencial o espíritu, que cuando nacemos a este mundo nos vamos revistiendo con tres diversos ropajes: pensamientos, palabras y acciones.
Estos van conformando nuestro parte del Yo Vivido, el cual debiera ser reflejo fiel de la NESHAMÁ, pero por circunstancias varias terminan ofuscando y confundiendo nuestra real identidad.
Nos vamos construyendo en lejanía de nuestra personalidad espiritual, haciendo lo que podemos para armar una personalidad terrenal que nos permite relacionarnos, crecer, procrear, etc.

Como sea, los pensamientos a veces nos aproximan a Dios, pero muchísimas veces nos exilian.
Nuestras palabras nos ayudan a expresar lo mejor de nosotros, pero tantísimas oportunidades confunden y alteran.
Y con las acciones ocurre de manera similar, pues nos dejan perplejos, como si no tuviéramos guía ni camino.

Sin embargo, llega una jornada especial, que fue escogida con Amor y Sabiduría por el Creador para que el pueblo judío se reencuentre consigo mismo, cada uno con su identidad esencial y en el mejor de los casos la nación con su presencia etérea, la cual en la Tradición se denomina como el ángel Mijael.
Ese día es Iom Kipur.

Entonces, por orden de la Torá los judíos hemos de abstenernos de algunas cuestiones, particularmente la bebida y la comida.
Por unas 25 horas tenemos el compromiso de ayunar.
No como los otros ayunos, porque estamos apenados y padeciendo; sino porque estamos sumamente emocionados, positivamente influidos, por lo cual la comida y bebida quedan relegadas al resto del año.

Muchos también acostumbran usar el talit toda la jornada, cosa que no es habitual el resto de año.
E incluso los hay quienes tienen la costumbre de vestir una túnica blanca, que se asemeja a la mortaja fúnebre en ocasiones.
Se esconde la ropa habitual, al ser recubierta por la blancura de estas otras prendas.
También en lo que es mucho más antiguo, se abstiene de calzar calzado de cuero, quedando el pie desnudo o con algún otro recubrimiento que no contenga cuero de animal.

Tenemos también la premisa de llegar a este día habiendo realizado una introspección para descubrir nuestro errores y haber pedido sincero perdón al prójimo, así como estar dispuesto para hacerlo con el Eterno.
Todo esto nos lleva a desposeernos de elementos del Yo Vivido, dejarlos de lado, rectificarlos, purificarlos, conectarlos a la fuente de Vida.
Pero falta que liberemos completamente el lastre terrenal para que todos nuestros ropajes de la NESHAMÁ puedan reflejarla.
Para que pensamiento, palabra y acción sincronicen con el espíritu y no con otras cosas.

Entonces, llegamos a lo momentos del comienzo de Kipur y meditamos en el Kol Nidrei, dándonos cuenta de los esclavos que hemos sido de nuestras palabras, de nuestros pensamientos, de lo alejados que estuvimos de nuestra mejor versión.
Descubrimos la belleza de la Comunicación Auténtica y la expresamos a través de la fórmula arcaica y legal del Kol Nidrei.

Nos comprometemos a no aprisionarnos a la falsedad durante esta jornada, quizás así entrenándonos para hacerlo el resto del año.
¿Entiendes?
Comparte por favor, comenta y lo más importa, vivencia.

Mi deseo de que sea el mejor de todos los años hasta ahora, y el inicio de cada vez más excelentes que están por venir.
Gmar jatimá tová.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: