Resp. 3891 – Elementos de la havdalá

Shalom Moreh Ribco
le escribia para salir de la siguiente duda, en un video de los jasidim de Breslov y luego en casa de una familia amiga a quien visitó un Breslover, vi que en la ceremonia de Havdalah, encendieron una vela trenzada y luego la apagaron en el vino, luego el padre, untó sus dedos en el vino y salpicó a todos con el, luego tomo el vino y lo untó en su cabeza, Tzit Tzit etc.
quisiera usted si esta dentro de lo que usted conoce, el significado, de la vel atranzada, apagarla con vino y salpicar con el vino.
de antemano gracias
Antonio A.
Santiago de Chile

Shalom,
«¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Se usan más de dos llamas para la bendición por las luces en la havdalá. Pueden ser dos velas que se juntan para tal fin o una vela que se adquiere trenzada con varios pabilos.
Esto es así pues se bendice «meorei haesh», «luces ígneas», en plural, por lo cual deben ser al menos dos llamas o más.
La costumbre de que la vela sea de varios pabilos entrelazados se explica muy fácilmente: era la única manera que tenían los fabricantes de vela para hacerlo.
Pero luego se le asignó simbolismos variados.
Uno de ellos, es que representa la unidad de diferentes criterios, que a pesar de ser diferentes se unifican, forman una gran llama única. Lo que representa el deseo de que la familia, que separa luego de Shabbat cada uno por sus actividades semanales, igualmente tengan presente en todo momento su origen común, su meta común, su sentido de pertenencia a la familia y a la gran Familia judía. De modo tal de reunirse nuevamente cuando el sol del viernes cae y va dando comienzo al glorioso día del Eterno.

La costumbre de apagar la llama de la havdalá con vino, es para no desmerecer un objeto de santidad. Sería poco digno soplar las velas, que recién han servido para que se realizara la bendición. Es más honroso que la llama se extinga con el poder de otro precepto, tal como lo es el vino que ha sido recién bendecido.
Por otra parte, el vino que en su justa medida representa alegría, cuando apaga la llama poderosa de las varias velas, nos enseña que con buen humor, con simpatía, con amabilidad se puede mitigar el calor de las disputas.

La costumbre de untar cejas, muñecas, bolsillos, etc. con gotas del vino con el que se ha extinguido la llama, es para perfumarnos con el aroma de Shabbat que concluye, pero que anhelamos pase veloz la semana para nuevamente gozarlo a plenitud. También en concordancia con el Salmo 19:9.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: