No tan sorprendente Dr. Google

Una sorpresa desagradable tuve ayer.
En una computadora del centro de enseñanza en donde trabajo estaba buscado “judíos” en las imágenes de Google.
Arriba, de manera notoria y elocuente había algunas sugerencias, una de las cuales era “judíos muertos”.
No, no puede ser cierto dije.
Volví a hacer esa consulta en el famoso buscador, y nuevamente saltó el resultado desagradable.

Los jóvenes que me rodeaban pidieron buscar católicos, cristianos, musulmanes, chinos, negros, gays, uruguayos… en ninguno de ellos saltaba como sugerencia, o consulta frecuente, los muertos. Tristemente había otro tipo de maneras insultantes, ¿discriminatorias?, como negros esclavos, o chistosos.
En chinos surgía lo de feos y también lo de chistosos.
De mexicanos, también feos.
En uruguayos, la sugerencia era de la palabra que empieza con M… no agrego más.
Pero en musulmanes apareció “guapos”…

Estos son signos de una realidad, a veces manifiesta y a ojos vista; a veces oculta.
Algo que es oscuro y perverso, y que puede tomar cuerpo de chiste, pero que en realidad no tiene gracia.
La discriminación y el modo pasivo-agresivo están en todas partes, conscientemente o no.

¿Qué nos está pasando?
¿Hasta donde el imperio del EGO ha comprometido nuestra existencia individual y colectiva?
¿Qué tan bajo podremos seguir cayendo?

Es hora de fomentar la construcción de SHALOM.
Acciones (pensamientos, palabras, actos) de bondad y justicia.
Mucho conocimiento y aplicación de noajismo para los gentiles, y de judaísmo para los judíos.

Porque, estamos muy mal.
No sé cuánto en comparación con otras épocas.
Pero el hecho es que las bases de la humanidad parecen corroídas y rumbo a una mayor destrucción.

Por otra parte, vengo de hacerme un estudio de compatibilidad para ser donante de médula ósea, un hermano está enfermo de cáncer; y encontré lo que ya sabía pero no de primera mano: en otros aspectos estamos sumamente avanzados, a millones de años luz de la pobreza científica y tecnológica de nuestros antepasados.
Hoy hay milagros modernos, no de aquellos que manifiestan de por sí la acción de Dios, sino de lo que comúnmente llamamos milagros.
El hombre tiene infinidad de oportunidades de crecer, en pos de los dictados de su NESHAMÁ.
O puede caer y seguir cayendo a causa del EGO.

En nosotros está hacer el cambio para arreglar este mundo.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: