Contaminados por religión

Hemos estudiado en otras ocasiones que la religión, toda religión, es un derivado social del EGO.
Su misión es esclavizar al ser humano, doblegarlo, someterlo, mantenerlo a oscuras y apartado de su Yo Esencial, el cual es la NESHAMÁ (espíritu).
Si bien se presenta como camino a la deidad, cualquiera ella sea, en realidad es un bloqueo a Su LUZ, es la negación de la espiritualidad.
Para peor, al mostrarse como una senda sagrada, perturba la mirada, lleva a confundirse y exiliarse todavía más de la NESHAMÁ, y por tanto del Señor.

Por otra parte, es instrumento de dominación social, lo cual en ciertos aspectos ha servido para reducir conflictos, someter la ferocidad y la violencia, ¿pero a qué costo?
En efecto, hemos visto que al relajarse las cadenas de la religión, por ejemplo en Occidente, muchos se han desviado hacia estilos de vida ofensivos, criminales.
Pero, también podemos comprobar que en otras regiones, así como en otras épocas, fue (y es) precisamente la religión la mayor causante de conflagraciones, destrucción, matanzas, odio, falta completa de paz interna y externa.

Por tanto, debiéramos promover la desaparición de TODA religión, para que aflore lo que realmente debe estar guiando la vida de todo humano, que es la NESHAMÁ.
Que sea la verdadera espiritualidad la que quede al mando, y no esa tortura del EGO llamada religión.
Sabemos que las dos únicas identidades espirituales creadas por el Eterno son la judía y la noájida. La identidad espiritual judía se manifiesta a través del judaísmo, que es el estilo de vida ético que corresponde en exclusiva a las personas judías. En tanto que el resto de las personas, quienes son el 99% de la humanidad, son noájidas, pues tal es su esencia espiritual. Esa espiritualidad se vive a través del noajismo, que se basa en los Siete Mandamientos Universales que el Eterno ha dado a cada gentil, de toda época, lugar, creencia, condición social, para que cumpla y por medio de los cuales se manifiesta a pleno su ética espiritual.

Toda religión es el fracaso del espíritu, pues es el imperio del EGO.
Por lo cual, al querer conocer nuestra verdadera esencia, conectarnos con lo que somos eternamente y así estar conscientes de nuestra conexión perpetua con el Eterno, debemos aprender el camino que nos toca, sea judaísmo o sea noajismo, para experimentarlo plenamente.
Porque con judaísmo, los judíos y noajismo los gentiles, se está en aplicada construcción de SHALOM, que es la obra/palabra/gesto/pensamiento que combina la bondad con la justicia, en la medida apropiada tal y como ordena el Eterno.

Sin embargo, la religión nos ataca por todas partes, pues todos tenemos EGO, y por tanto estamos en habitual riesgo de sumergirnos en las fantasías que nos propone de falso poder, autoridad, trascendencia ficticia, o por el contrario, negación de nuestro ser, desamparo, abandono, sentimiento de pecado y perdición.
Además, la religión ha encontrado mecanismos efectivos y eficientes para colarse hasta los lugares en los que parecen más esterilizados e improbables de contaminación religiosa. Así aparecen rasgos religiosos allí en donde menos se los espera, aunque no tengan la etiqueta religión, incluso si hasta se presentan como anticlericales o carentes de deidad a la cual adorar.
Por doquier esta la contaminación de la religión, y por ello es sumamente importante despertar a la conciencia espiritual y abstenerse por completo de toda superchería, superstición, o acto religioso.

Recordemos, aunque lo hemos dicho incluso unos párrafos más arriba.
Ni judaísmo ni noajismo son religiones, ni se las debe equiparar con ellas.
Lamentablemente, tanto por ignorancia como por falta de cuidado en el pensamiento/lenguaje, se terminan asimilando con el concepto religión, lo cual es una ofensa directa en contra del Hacedor, quien ha puestos estos dos santos caminos para redención de la persona, para perfeccionamiento de la sociedad, para establecimiento de un mundo paradisiaco en esta realidad terrenal.

Es esencial para los gentiles conocer el noajismo, vivir de acuerdo a él, estar precavido para no tropezar con las trampas del EGO. Por supuesto que esto también aplica para los judíos con respecto al judaísmo, sin embargo, al haber muchos más rigores y preceptos que recordar y cumplir, entonces se supone que hay menos chance para le judío de verse arrastrado hacia “el lado oscuro”. Pero, si se carece de la teoría correcta, si no se realiza la práctica apropiada, entonces se está en manos del EGO, ya encerrado en la celdita mental.

Liberarse de la religión, es una necesidad para todo ser humano.
Dar el paso que nos saca de la celdita mental, en la que estamos atrapados. Renegar de esa mentalidad religiosa, que está probablemente en cada uno de nosotros.
Y comprender que el camino del Eterno es llevar una vida de ética plena, la de origen espiritual.
Cumpliendo cada uno sus mandamientos, los Siete para cada gentil; los que correspondan de los 613 para cada judío.
Que se pueden resumir en una constante obra de bondad y justicia, siendo leales al Eterno.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

  1. Alba de Castilla (13) ‍‍14/01/16 - 5 Shevat 5776 {Link}
    El gran problema del noájida y el noajismo es el sentimiento de desamparo y desarraigo. No existe una comunidad de fieles constituida donde el noájida pueda vivir en comunidad el cumplimiento de los 7 Principios. No olvidemos que un ser humano es un ser sociable y necesita compartir y vivir con otros seres humanos sus vivencias, especialmente algunas. Tampoco disponemos de hombres o mujeres formados debidamente que nos puedan atender en nuestras dudas, aconsejarnos en el pleno cumplimiento de los Mandamientos y que pueda hablarnos del Creador. Salvo honrosas excepciones, como la suya, que es elogiable, no existe en el mundo judío una intención de colaborar en la creación de una gran comunidad noájida en que judíos y noájidas vivamos hermanados cada uno con su herencia,ética y mandamientos, pero unidos por reconocer y adorar al Creador. Es significativo que en las comunidades más reformistas no se haga porque no se considera necesario ya ni cumplir la Torah entre los judíos y en otras porque no sienten el más minimo compromiso de dar a conocer al Eternos y sus deseos para las naciones. Estamos solos, sin guías, sin lugares de encuentro, sin oraciones, sin nada... Le pido perdón por mi pesimismo, pero es lo que siento y necesito expresarlo. Si no es con ustedes ¿con quién lo voy a hacer? en mi entorno el noajismo es inexistente. Nadie sabe que es. Cuando yo digo que soy noájida piensan que soy de una secta locoide evangélica u orientalista, y cunado lo explico piensan que estoy loca o que soy una agente al servicio de los grandes poderes financieros, políticos y mediáticos judíos que gobiernan el mundo y de un apoyo a un Israel causante conflictos y guerras. Las religiones despiertan un gran odio y meten al noajismo en el saco de las religiones. Y al judaísmo no solo lo consideran una religión, sino un poder mundial compuesto de élites llenas de codicia y maldad con un Estado como brazo armado. Muy triste todo. Pido consejo, por favor.
    1
  2. Netanel (363) ‍‍14/01/16 - 5 Shevat 5776 {Link}
    Qué tal señora Alba? la problemática que planteó sobre los noajidas es un tema no sencillo y la comprendo.
    Hace unos días atrás traduje para la página del Centro Noajida Mundial justamente un artículo del Rabino Uri Sherky, dirigente de la organización que trata un poco el tema. Espero que le sirva

    El ciclo de la vida
    Por el Rav Sherky
    Me han preguntado si el Noajismo es tan solo los 7 preceptos para los Bné Noaj. De ser así es realmente escaso.
    Ya que 6 de los 7 preceptos son prohibiciones que nos enseñan que no hacer, y el séptimo (instituir tribunales de justicia) no atañe a la vida en forma “particular”, sino que es un precepto a la sociedad. Es por ello que cuando hablamos sobre Noajismo dejamos a la persona desarraigado sin tradiciones o prácticas, hábitos y costumbres. Sin un “acercamiento” a Dios y sin un significado y contenido para la vida.
    Y es que nuestras vidas están conformadas por nacimiento, juventud, madurez, casamiento, en algunos casos divorcio, muerte. Y todas estas etapas nos dan cierto ritmo a la vida. Es por ello que la persona necesita de cierta orientación y una conducción que de significado a su vida. De hecho en la humanidad no existe sociedad sin actos o tradiciones, y también los Bné Noaj necesitan de ello.
    ¿Acaso hay una halajá (ley) que legisle como debe de ser la vida de un Ben Noaj?
    ¿Debe de haber acaso una ceremonia de circuncisión? ¿Una ceremonia especial para el casamiento, divorcios y demás? Estas son preguntas que necesitan estudio.
    Sobre esto ofrecería 2 posibilidades, que se encuentran en dos grandes fuentes.
    La primer “solución” proviene del manantial interior de la persona, que deriva de la ética y moral humana. Como nuestros Sabios enseñan:
    “Derej eretz kadma la Torá”
    “La (buena) conducta antecede a la Torá”
    Tanto el Pueblo de Israel en el monte de Sinaí o la humanidad y sus 7 preceptos no pueden recibir preceptos Divinos sin una base ética cultural, y moral e incluso tecnológica. Por ejemplo, se necesita de un código de escritura para escribir un Guet-acta de divorcio. Es por ello que se debe de llegar al nivel de Derej Eretz para recibir la palabra Divina.
    Solo cuando la humanidad, y la familia de los Patriarcas llegaron a este nivel les fue entregada la Torá.
    De la misma forma se podría decir el Derej Eretz antecede a los 7 preceptos. Es decir, antes que nada se debe de poseer una moral e integridad, para sobre ello construir el plano espiritual.
    Y a partir de esta moral universal se debe de adoptar ceremonias y actos acordes a la ética humana.
    La segunda posibilidad es, luego que la persona recibió sobre sí los 7 preceptos, agregar y adoptar otras mitzvot/preceptos Divinos.
    Ya en el Talmud encontramos opiniones de 28 o 30 preceptos para los Bné Noaj, y en la literatura rabínica llegan a 50 o más.
    Estos preceptos no son obligatorios para el Ben Noaj, sino una posibilidad de adoptar ciertas tradiciones o preceptos que se adecuen a él en forma singular, o social.
    En resumen tenemos dos grandes opciones para llenar de contenido la vida de la persona: o el denominado “musar Tivhí”-ética natural de la persona, o el aceptación de otros preceptos (No obligatorios en sí mismos) para quien ya recibió sobre si los 7 sagrados preceptos de Bné Noaj.
    3

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: