Del accionar espiritual

  1. El Eterno ama a Su creación.

  2. Tú eres amado por el Eterno, eres Su hijo, pero también Su siervo.

  3. Debes comportarte y sentirte como ambas cuestiones, hijo y sirviente del Eterno.

  4. Su amor es infinito, como también Su justicia.

  5. Él da sin límites, lo que manifiesta Su infinito amor.

  6. Él nos dio mandamientos (siete para cada uno de los gentiles, 613 para el pueblo judío), lo que manifiesta Su infinito amor.

  7. Es mayor el placer cuando viene a través de la justa consecuencia de nuestros actos (lo que se llama premio), que si solamente lo recibimos por mera bondad.

  8. Por tanto, la infinita justicia Divina es solamente otra manifestación de Su infinito amor.

  9. Su juicio es también Su auxilio, y no solamente cuando obtenemos aquello que estamos esperando y queremos.

  10. Allí donde estés está Él.

  11. Por amor Él creó también la carencia, la falta de bien.

  12. Está en el hombre resolver las carencias, en la medida de sus posibilidades, sobreponerse al mal para así recibir como mérito un mayor placer.

  13. No podemos ni debemos depender de sucesos sobrenaturales que nos vengan a solucionar nuestras carencias.

  14. Aquello que nos corresponde hacer, es para que hagamos sin esperar que Él resuelva nuestra dificultades.

  15. Él sabe todo, incluso lo que es mejor para cada uno.

  16. El hombre debe aprender qué es bueno para sí mismo, lo que se consigue experimentando la carencia, sobreponiéndose a ella de manera digna y subiendo así de nivel de existencia.

  17. Él nos ayuda, pero no debemos de estar esperando que Él haga lo que me corresponde hacer a mí.

  18. Rezar nos abre muchas puertas, pero no es una fábrica de milagros ni de hechos sorprendentes que resuelven nuestras dificultades.

  19. Él nos otorgó el poder para hacer lo bueno, pero también lo malo.

  20. Las decisiones de los hombres no dependen de Él, sino de los hombres.

  21. El hombre puede hacer mucho daño y el Eterno lo deja hacer.

  22. Cada uno rinde estrictas cuentas por sus acciones y nadie escapa de las consecuencias de sus acciones.

  23. Existe la TESHUVÁ, proceso por el cual se tiende a devolver el equilibrio allí en donde no lo hay.

  24. Es un grado elevado de conciencia utilizar hasta las malas experiencias que se padecen para encontrar la LUZ.
FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: