Aligera tu mochila

Si has pecado (desviado del camino correcto) y no has vuelto a la senda, estás cargando una pesada mochila.
Si has dañado y no hiciste lo necesario para reparar la grieta, estás sobrecargado por el peso de tu mochila.
Si guardas rencor y/o procuras venganza, te estás aplastando desde el interior a causa del sobrepeso.

¿Cuánto más puedes resistir?
Aunque te engañes, des excuses, busques pretextos, aunque te anestesies para no sentir, aunque estés convencido que tienes la razón, en verdad muy dentro de ti la vocecita te dice que cambies.

Puedes avanzar por el camino de la TESHUVÁ, del arrepentimiento, del perdón, del perdonar, del pedir perdón, del perdonarte, para reiniciar tu vida más ligero, más feliz, más completo.
Suelta lo que amarga, libérate de la carga, deja ir lo que no tiene que ser retenido, fluye con poder para disfrutar de la bendición que llueve sobre ti cada día.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: