Cada uno es un mundo

Hay personas que viven comparándose con los demás, sepan los otros que están siendo usados para esa comparación o no.
Compiten para superar al otro, para sobrepasarlo.
A veces en cosas que pudieran parecer trascendentes, y otras en asuntos tan banales que da pena mencionarlos.

Imagina tú qué debe sentir la persona que vive de esa manera, en continuo y exigente cotejo, revisando quien supera a quien.
El pozo del alma que debe ser estar en competencia, anónima o con todas las letras.
El agobio para el alma de tener que dedicar energías sin fin a esa absurda contienda que no tiene ganadores.

Muchas veces desde las casas y colegios se elogia este tipo de conductas.
Se premian a los que destacan por sobre otros, y no por el mérito de haberse superado a su versión propia del día anterior.
Se aplaude al que escala más alto y más lejos y más fuerte en el podio de las comparaciones, en lugar de valorar y aprobar al que corrige su conducta y refuerza su poder.

Así andamos por la vida, compitiendo con los demás, con presentes y ausentes.
A veces hasta peleamos con fantasmas que solo existen en nuestra mente, pero que nos llenan de terror al suponerlos triunfadores en nuestro reemplazo.
No queremos morder el polvo, pero con esta actitud solamente promovemos el desconcierto, el desconsuelo y la derrota.

Mejor vernos sinceramente al espejo del alma, no solamente al del reflejo óptico, y descubrir aquellos puntos que habría que fortalecer en nuestra conducta.
Reconocer y valorar con ánimo lo que venimos haciendo bien, e impulsarnos a crecer en ello, hasta el verdadero límite de lo posible.
Dejar de perder el tiempo y la energía en compararnos con otros, cuando somos mundos tan diferentes unos de otros.

Claro que sabemos que existen los ámbitos que se dedican a la competencia, como algunos deportes, pasatiempos o cuestiones similares.
Sin dudas el premio se lo dan al corredor más veloz y no al más dedicado.
Pero, hasta el que llegó último en la carrera, y aquel que siempre pierde en las pulseadas, puede tener su primer premio cuando hizo el trabajo de compararse con su estado personal del día previo y vio que logró superarse en esa competencia por mejorar y crecer y no solamente por lucir públicamente y derrotar a otro.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: