Crecimiento sefirótico de Pesaj y el Omer

En estos siete días de Pesaj y luego especialmente en las siete semanas de la Cuenta del Omer es buena tarea corregir la conexión de nuestro Yo Vivido (personalidad) con nuestro Yo Esencial (NESHAMÁ) a través de la rectificación de la siete SEFIROT del ZEIR HANPIN (mundo denso).

Daremos una rápida guía.

1- MALJUT: Los instintos reaccionan automáticamente, irracionalmente, no esperan a que decidas.
Se disparan cuando son afectados por lo estímulos para los que fueron diseñados.
Es posible ir tomando cierto control sobre las conductas, haciéndote consciente de los sentimientos que son engendrados por los instintos, captándolos, reconociéndolos, manteniéndolos clasificados y deteniendo la acción para dar una respuesta racional, comprensiva, evolucionada, espiritual.
Por supuesto que hay instintos que somos incapaces de controlar su acción, y está bien que así sea.
Pero otros. como por ejemplo la acción violenta reactiva a una impotencia, sí que podemos tener dominio sobre ella. Pero asumiendo el sentimiento, no negándolo. Usando el instinto para nuestro beneficio y no para estar tapando agujeros a nuestra realidad provocando con ellos mayores inconvenientes.

2- IESOD: El Sistema de Creencias ha implantado en nosotros deseos de placer, que no siempre apuntan a nuestro real beneficio, por lo tanto, es imprescindible enumerarlos, conocerlos, clasificarlos, evaluarlos y proceder a corregir aquellos deseos que vayan en detrimento de nuestro bienestar.
Recuerda que el efecto del deseo es tan fuerte que muchas veces perdemos de vista lo realmente necesario e importante para quedarnos esclavizados a lo vacío y perjudicial. Por ejemplo, ¿acaso la gran mayoría de los fumadores no saben que esa conducta es perjudicial para la salud? Y más allá de la esclavitud química a la que están sometidos, igualmente encuentran placer y con ello la excusa para seguir atrapados por esa espantosa adicción.
Es imprescindible romper las cadenas del Sistema de Creencias, deconstruyendo los deseos, erradicando aquellos que nos agobian aunque nos den alguna pálida sensación de placer.

3- HOD: el deseo de recibir, de ser un recipiente pasivo que obtiene gratis beneficios es a veces necesario; pero cuando se convierte en el modo corriente de vida, se transforma en un enorme escollo para nuestra capacidad de desarrollo y disfrute. Mantenernos en estado de receptividad, siendo agujeros negros que todo absorben y nada entregan, es un hábito a corregir. Encontrar el equilibrio entre el dar y el recibir, sin irse al extremo en ninguno de los dos.

4- NETZAJ: el ser activo es una cualidad positiva y necesaria para alcanzar nuestras metas en este mundo y así sembrar placer del verdadero en la eternidad; pero cuando no ponemos la pausa indispensable, nos estamos llevando al derrumbe y a chocar con las personas del entorno. Por tanto, educarnos para que también valoremos el descanso, darnos tiempo para el ocio, respetar los tiempos de los demás, ser pacientes, no imponer nuestro ritmo a los demás. Aprender a vivir el aquí y ahora con responsabilidad, con respeto y sin excusas.

5- TIFERET: la Comunicación Auténtica es un mecanismo indispensable para evitar multitud de conflictos, malos entendidos, rencillas, malestares emocionales, disfunciones familiares, problemas de organización, entre otros. Aprender a ejercerla nos previene por tanto de agresiones, confusiones, errores, atropellos y montón de otras cuestiones que podemos y debemos evitar. Llevar nuestro pensamiento y palabra por carriles de virtud no es para algunos elegidos, sino para todos los seres humanos. Mucho más es el compromiso para los que han despertado, aunque sea un poquito, a la conciencia espiritual y no pueden admitir en sus vidas el mal uso de la palabra.
Recuerda que con la palabra se construyen universos, pero también se los destruyen.

6- DIN: la justicia es un bien irrenunciable, pero la severidad es un extremo por completo evitable. Cuando nos vamos a la cima del rigor, observando con estricta severidad cada detalle, cuando no dejamos pasar una minúscula cosita que no nos agrada con el argumento de que es una falla, cuando somos incapaces de doblegar nuestra rigidez para ser sanamente flexibles; entonces es hora de que corrijamos esta cualidad.
Endulzar el juicio, sin por ello perder de vista la justicia.
Contemplar con misericordia, para que de esa manera el juicio aporte a la justicia.
Allí donde hay solo justicia falta el shalom; por lo cual, centrar la vara de medición nos hará un gran bien en lo interno y con los otros.

7- JESED: el deseo de dar es absolutamente genial, y cuando se pasa del deseo de la acción concreta es espectacular. Pero solamente el Creador tiene la capacidad de hacerlo de manera constante y sin quebrantos. La persona que impulsada por esta cualidad no acepta recibir, no se permite descansar, no toma distancia para apreciar hasta dónde está siendo beneficioso con su deseo, realmente está poniendo en riesgo su existencia y la de su entorno. Porque no solamente se desgasta a sí misma, entra en desbalances internos por no contar con los recursos necesarios para un correcto funcionamiento; sino que además entra en conflicto con el otro, ya que no permite que el otro desarrolle sus propias capacidades de autonomía ni encuentre el bienestar a través de sus propios medios, lo que genera sentimientos de impotencia y por tanto malestar.
Es maravilloso dar, pero en el balance está la salud.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: