La burra nos enseña

«Y el asna vio al enviado del Eterno, quien estaba de pie en el camino con su espada desenvainada en la mano. El asna se apartó del camino y se fue por un campo. Y Balaam azotó al asna para hacerla volver al camino.
Entonces el enviado del Eterno se puso de pie en un sendero entre las viñas, el cual tenía una cerca a un lado y otra cerca al otro lado. El asna vio al enviado del Eterno y se pegó contra la cerca, presionando la pierna de Balaam contra la cerca. Y éste volvió a azotarla.
El enviado del Eterno pasó más adelante, y se puso de pie en un lugar angosto, donde no había espacio para apartarse a la derecha ni a la izquierda. El asna, al ver al enviado del Eterno, se recostó debajo de Balaam. Y éste se enojó y azotó al asna con un palo.»
(Bemidbar/Números 22:23-27)

El primer desvío el animal fue hacia el campo, al espacio sin limitar.
El segundo provocó que se topara fuertemente contra la pared y que el hombre que la montaba golpeara su pierna allí.
En la tercera ocasión no había más posibilidad de desvío, por tanto se empacó la asna y se quedó dura en se lugar.

¡Son tantas las enseñanzas en esta pasaje!
Quedémonos con una en este momento.

La primera desviación puede vincularse con la cualidad de JESED, el dar a otros generosamente. Su extremo es la bondad sin límite voluntario, donde se termina cuando ya no queda más posibilidad de brindarse gratuitamente. Todo lo que tenga de bueno lo tiene también de dañino.
El personaje de la Tradición que es el ejemplo virtuoso de JESED es nuestro patriarca Abraham.

En el segundo caso la relación es con la faceta de GEVURÁ o DIN, el limitar, el ser estricto, el marcar los bordes y sostenerlos. Cuando se va a un extremo esto es una conducta restrictiva que es rígida. Todo lo que conlleva de beneficioso también lo posee de perjudicial.
Nuestro patriarca Itzjac es el que puso de manifiesto esto y lo representa.

Por último, cuando ya no queda ir ni para un lado ni otro, sino solamente una vía que es la del medio, estamos ante la esfera de actividad de TIFERET, que es la belleza, la cual se asocia generalmente con la compasión pero también con la verdad.
Dentro de la Tradición es el tercer patriarca, Iaacov/Israel, aquel que se considera el emblema de esta característica.

¿Podrías identificar enseñanzas prácticas, útiles para mejorar tu vida cotidiana (así como la de las personas que te rodean) en esto que estamos analizando?
Coméntalo por favor en la zona para ello en el post correspondiente en serjudio.con, aquí debajo tienes el link.
Gracias.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x