Liberarse de unos amos

El instinto, que es una memoria biológica, nos marca la conducta.

El hábito, que es un registro petrificado en el abismo del recuerdo de un acto repetido varias veces, nos marca la conducta.

La creencia, que es un fragmento de pensamiento seco y cincelado en la memoria profunda, nos marca la conducta.

El pensamiento, creativo, crítico, racional-emotivo, elaborado, nos libera de repetir conductas.

El apego a la Divina Voluntad…

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: