Majloket leshem shamaim

“Una controversia leshem shamaim finalmente perdurara, pero una controversia que no es leshem shamaim no perdurará finalmente.
¿Cuál es un ejemplo de una controversia leshem shamaim? Los debates de Hilel y Shamai.
¿Cuál es el ejemplo de una controversia que no es leshem shamaim? La rebelión de Koraj y su comunidad.”
(Pirke Avot 5:17)

Antes de avanzar, expliquemos lo esencial, para poder tener idea básica del texto.

Leshem shamaim, ¿qué es eso?
Le es para, dirigido a.
Shem es nombre, pero en el lenguaje del TANAJ también significa objetivo, meta, finalidad, el sentido de un asunto.
Shamaim es la manera de denominar a los Cielos, metafórico lugar de los aspectos espirituales, éticos, trascendentales, divinos.
Por tanto, entendemos que leshem shamaim es: “con la finalidad de encontrar el sentido espiritual”.

Esta es una mishná súper conocida y empleada a menudo, especialmente por estas fechas cuando toca nuevamente leer (y abundar en comentarios acerca de) la parashá Koraj, dentro del ciclo anual de la lectura pública de la Torá. Todo tipo de charlista hace uso del episodio de Koraj y ejemplifica acerca de los conflictos, problemas de comunicación, disidencias en organizaciones, etc. ¡Qué bueno que se estudie de nuestras fuentes para intentar el mejoramiento de la persona y el colectivo!

Sin embargo, la mayoría (de los que conozco) suele pasar por alto un detalle enorme, que está a la vista, tal vez por ello es tan desapercibido.
En el famoso párrafo se menciona las diferencias de ideas entre los sabios Hilel y Shamai, es un hecho real; entre ellos eran habituales las divergencias de ideas que luego exponían para hallar acuerdos, o al menos la regla apropiada a seguir.
Por lo cual, sería razonable que al compararse en el pasaje de la mishná el otro tipo de disidencias, se mencionara a Koraj y sus contendientes, que eran Moshé/Aarón. Pero, seamos observadores, ¡no es lo que dice! Menciona que era Koraj y su comunidad los que estaban involucrados en controversias, en disputas, en argumentaciones desde el EGO y para el EGO. Moshé y Aarón eran víctimas, o tal vez destinatarios de la furia, pero no eran contendientes. Ellos estaban por fuera, porque respondían desde la NESHAMÁ, con amor y no con egoísmo.
¿Se comprende la idea?
Cuando te quieran involucrar en un altercado que no tiene un objetivo trascendente, que no procura la verdad, que no intenta el entendimiento, que no contribuye en la construcción de SHALOM, ¡no te metas! Encuentra la manera veloz y saludable para no envolverte en las telarañas del EGO, que parecen finitas y frágiles, pero tienen un poder atrapante impresionante.
Sé más inteligente que Koraj y sus seguidores

Otra idea.
Koraj estaba también disputando con sus seguidores, porque entre ellos no había realmente interés en acordar, en pacificar, en convivir. Su acuerdo era circunstancial, práctico, para darse fuerzas mutuamente y animarse así a lo que no hubieran osado hacer solos.
Pero entre ellos no existía intención de ayudarse realmente, de ser camaradas en el crecimiento; solo cómplices en la maldad.
Esa gente con la que no vale la pena juntarse, aunque tengamos alguna ventaja material momentánea de esta asociación.

La gran idea.
Actuar, pensar, hablar leshem shamaim en todo momento y ocasión.
¿Cómo?
¡Construyendo SHALOM, por supuesto!
Que se hace con acciones de bondad y justicia, siendo leales a Dios.

4
Leave a Reply

Please Login to comment
1 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Yehuda RibcoPaulo Otero Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Paulo Otero
Member

Lo interesante es ver el contraste que la Torá resalta en el comportamiento de Moshé Rabenu (Bamidbar 16:4): ” Vayishma’ Moshéh vayipol ‘al-panaiv” (Y escuchó atentamente Moshé y cayó sobre su rostro) que es como decir dos cosas: 1) Cae sobre Su “Rostro”, en referncia a HaShem, 2) Mengua su propio nivel y envia su ego hacia la humildad. Así mas o menos lo entiendo.

A %d blogueros les gusta esto: