Reprogramar la mente

Es maravilloso un mecanismo que el Creador incluyó en nuestra mente, que es la capacidad de automatizar.
Esto significa que puede transformar una conducta repetida en un hábito, por tanto, pasarla a segundo plano y que se ejecute consumiendo menos recursos, tales como memoria, atención y especialmente energía.
Los creadores de software han copiado la idea, por ello en tu computadora o celular, de cualquier modelo y marca, están sucediendo montón de procesos sin que tú te enteres, porque no aparece ninguna indicación en pantalla, nada hace ruiditos, no hay manera que te des cuenta. A no ser que seas un experto, o te des un poco de maña con los cacharros modernos, y entonces podrás ver qué cosas pasan cuando no parece que pasara nada.
Así ocurre con nuestra mente, que con miras de ganar en eficiencia en el consumo de recursos, así como también celeridad en la reacción, mantiene procesos en automático y por tanto fuera de tu atención, e incluso fuera de tu control consciente.
Un ejemplo, a que sabes automáticamente donde está el interruptor de la luz en tu mesita de noche, pero si duermes en un hotel te cuesta encontrarla. Este ejemplo muy banal, sirve precisamente como ejemplo, nada más. Puedes inventar el que mejor te agrade.
Sin embargo, no se queda en las cosas cotidianas que nos ayudan a la comodidad, sino que también están operando en cuestiones mucho más complejas y que podrían requerir mucho más consumo de energía, de no estar automatizadas.
El problema surge, o estalla, cuando la reacción no es eficaz y no corresponde a la situación que se está viviendo, o que se precisa una respuesta racional, evaluada, tratando de evitar preconceptos y automatismos.
Por lo general esto acontece al momento de tener que romper con hábitos poco saludables, como fumar por ejemplo; pero también en cuestiones de relacionamiento humano, en donde debe primar un equilibrio dinámico entre lo emocional, social, mental, espiritual, etc.
Pero, la reacción automática no evalúa conscientemente, no da opciones para que usuario elige, sino que dispara su código codificado, que ni siquiera está en la pantalla del usuario.
Ahí, dentro del cúmulo de reacciones automáticas, opera el Sistema de Creencias, lleno de ideas implantadas, suposiciones, mandatos sociales, errores de interpretación no corregidos, quejas, enojos, deseos postergados, y muchas cosas más que no son sacadas a la luz y expurgadas sanitariamente.
Como excusa solemos decir que así somos, que así aprendimos, que así hacían en nuestra casa, que eso nos enseñaron nuestros maestros, que así formula nuestra religión, que esa es la voluntad del dios que adoramos, etc. Excusas, justificaciones, patrañas del EGO para continuar esclavizados a sus operaciones turbias.
La idea es poder romper el patronazgo del faraón y animarse a salir de la celdita mental para vivir de acuerdo a la Voluntad del verdadero Dios.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: