Sal; ni miel ni levadura

Ni levadura ni miel eran permitidas añadir a las ofrendas a ser ofrecidas en el altar,
pero sí se podía agregar sal.

El rabino Mordejai Gifter nos enseña que la levadura hace que la masa crezca, se infle, se llene con aire.
Y la miel, endulza las cosas, hasta darles un sabor diferente a su esencia original.
Ambas cosas son aditivos externos, y marcan a lo que tocan con su sello distintivo.

La sal, por su parte, se mete en el interior del alimento y hace resaltar el sabor existente del mismo.
Más que dar su propio tinte y sabor, posibilita que emerja las cualidades potenciales de su alimento asociado.

Nuestra conducta debiera ser en todo momento al estilo del modelo de la sal.
Actuar de modo tal que salga a relucir nuestra verdadera esencia, nuestro esencial yo, en lugar de las máscaras que empleamos para escondernos.
Esas máscaras, las imposturas, las respuestas prefabricadas, los prejuicios, son en verdad levadura y miel, elementos foráneos que ocultan nuestra verdadera identidad.
Como la levadura nos hinchan, y nos hacen parecer más grandes de lo que somos.
Como miel, nos hacen parecer con otro sabor, más dulce o más amargo, pero no con nuestro sabor original.

Para hallarnos realmente,
para aprovechar nuestro potencial dormido,
precisamos un gran esfuerzo,
para reconocernos en nuestras carencias,
para valorarnos adecuadamente en nuestras virtudes,
y para querernos en la justa medida.

No es una tarea simple,
pero está en nuestras manos emprenderla.

¡Les deseo Shabbat Shalom UMevoraj!

Moré Yehuda Ribco

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

Una persona se acerco al rabino Carlebaj pesaroso, pidiendo un consejo de como sacarse de encima todo el peso que cargaba en su interior.
Y el maestro le respondió: "El único modo para echar al enojo del corazón, es llenar el corazón de genuina alegría".
Dicho esto, el maestro tomó de las manos al hombre, y con éxtasis rompió a cantar con ganas y devoción.

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona el relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Por qué la alegría genuina es más cercana al verdadero yo, que el ánimo generalmente pesado y abatido?

  • En el momento de abundancia
    "Por no haber servido al Eterno tu Elokim con alegría y gozo de corazón por la abundancia de todo, servirás a tus enemigos que el Eterno enviará contra ti, en medio del hambre, de la sed, de la desnudez y de la falta de todas las cosas."
    (Devarim / Deuteronomio 28:47-48)

    • ¿La falta de alegría sincera, reconocimiento y reposo de corazón durante la abundancia; qué efectos dañinos acarrea?

    • ¿Cómo hacer para que "teniendo todo", el corazón no ansíe aún más?

  • La finalidad y los medios
    "No es tu responsabilidad finalizar la tarea, pero no tienes derecho para dejarla"
    (TB Pirké Avot 2:1).

    • ¿Acaso esta afirmación es un buen pretexto para aceptar la derrota?

    • ¿Cómo sabemos cuándo podemos hacer una pausa en nuestro esfuerzo por crecer emocional y espiritualmente?

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: