Resp. 3498 – No es No

última! (todavía no entiendo cómo hacés para responder tanto, y cómo soportás tanto tiempo enfrente de la computadora)…
1  Cuál es la esencia de la halajá de no visitar iglesias?
2 el peligro de tentación?
3 hasta un shomer mitzvot?
4- Sin embargo no estoy de acuerdo con que estudiantes o eruditos en arquitectura no vean los lugares. Sólo ven la arquitectura, nada más. Edificación que puede haber sido hecha por artistas que nada que ver con el cristianismo. Y decirle que no a un estudiante o a un arquitecto, es como decirle a un psicólogo que su paciente no puede hablar de sexo ni hablar mal de alguien adelanto suyo.
5- ¿No te parece?
Gracias muchas.
Hasta luego…
Gabriel Sirotá
Uruguay

Shalom,
«¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Respuestas en su orden:

1- Está prohibido ingresar a antros de idolatría. Tal es la HALAjÁ, es decir norma compulsiva del código de vida judío.
La esencia de ésta se puede encontrar en el total rechazo y repudio a toda rebeldía en contra del Eterno. Nada de la idolatría puede ser aprovechado para beneficio, ni siquiera el visual, ni siquiera el usar un antro idolátrico como referencia para dar una dirección en la ciudad, nada de nada. Porque todo lo de la idolatría es corrupción y empuja hacia la muerte espiritual.
Admitir siquiera el ingreso a un antro de perdición, con la excusa que fuera, no es más que negar la autoridad de la legislación judía, el valor eterno de la Torá, la soberanía total del Eterno.

2- En personas ignorantes se podría suponer que se verían tentadas hacia la idolatría por el magnifico decorado de sus antros de perdición, o por la seducción de los clérigos entrenados para conducir a los incautos por caminos ajenos al Eterno.
Pero, para el resto, para los que no son ignorantes, ¿qué pasa?
Es muy difícil llegar al grado del Tzadik, del piadoso perfecto, en el cual el lado oscuro, la tendencia hacia lo negativo ya no tiene ningún poder. Por tanto, el hombre prudente no se arriesga tontamente, ni siquiera cuando cree estar seguro de que no caerá. Puesto que no somos dueños absolutos de nuestras decisiones, ya que nuestro inconsciente tiene dominio sobre ciertos aspectos de nuestra personalidad. Así pues, el prudente y que además no es ignorante, se aparta del mal, y hace el bien. No se arriesga inútilmente en una causa que es denigrante.

3- El otro peligro para el observante de los preceptos Y estudioso de Torá está en confundir a los menos cultos y practicantes. Pues, si alguna persona ignorante ve al observante entrar a un antro de perdición idolátrica, prontamente supondrá el inculto que él también puede entrar, ya que ha entrado otro que sabe más. Y ahí dentro, el inculto está a merced de las poderosas tentaciones del lado oscuro, de la rebelión en contra del Eterno.

4- Si un paciente mío quiere hablar de sexo, que hable. Así podremos analizar su mundo interior y ayudarlo a liberarse de sus esclavitudes emocionales.
Pero, igualmente nuestra conversación está siendo moderada y canalizada por mi guía técnica. En el marco de la CTerapia tiene libertad de expresarse, de asociar, de usar su lenguaje cotidiano; pero respetando el marco de respeto que concertamos desde un comienzo de nuestro contrato.
Ahora, si un paciente desenfunda un arma, no me quedaré esperando a ver cómo reacciona, o a interpretar el acto. Lo desarmaré como mejor pueda, y lo más rápido posible, puesto que la vida está primero.
Entrar a un antro de perdición idolátrico, es atentar directamente contra la vida eterna de la persona. Es desenfundar un arma mortal en contra del espíritu. Por tanto, es deber de la persona no cometer tal suicidio espiritual, ni permitir tal crímen espiritual.
No hay excusas, no hay liviandades.
La única excepción sería ingresar a uno de esos antros huyendo de la muerte física, para salvar la vida, y luego tener la opción de fortalecer la vida espiritual.

5- Parece que no.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Iebarejejá H’ – Dios te bendiga, y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

Para enviarnos sus consultas, preste atención a las reglas de nuestro sitio, léalas haciendo clic aquí.

Technorati Tags:

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: