Resp. 6090 – Hijos como los tios maternos

Reciba un caluroso saludo, un sincero agradecimiento por mantener las puertas abiertas de este hogar, y un ardiente deseo de que sean más los que apoyen el sustento del mismo.
El punto 3 de la respuesta http://fulvida.com/2006/12/06/resp-52-media-naranja/ indica que los hijos se parecerán a los tios maternos.
No entiendo por que deba ser así. ¿por qué deben parecerse a los tios maternos y no a los padres, si es por éstos los que recibe el hijo la mayor influencia?
P.D. no tengo hijos

Luis, 38, abogado, Costa Rica

Shalom, muchas gracias por tan interesante consulta.

La sabiduría judía ha dejado este pensamiento en el Talmud, tratado Baba Batra 110a (lo puede leer haciendo clic acá, está en inglés): ‘Dice Rava: aquel que va a desposar una mujer debe examinar primero a los hermanos de ella, para que pueda hacerse una idea por adelantado de como podría ser el carácter de sus hijos…‘.

Esta propuesta fue ejemplificada en el sitio con versículos de la Torá, donde se evidenció cómo el Yo Vivido de algunos hijos tenía similitudes con los de sus tíos maternos.
Yo le daré uno, que no necesariamente se encuentra en el pasaje talmúdico mencionado.
Recordemos al valeroso y arriesgado Najshón ben Aminadav, el heroico personaje de la tribu de Yehuda. Según uno de los midrashim fue el primero en lanzarse al Mar Rojo, cuando éste aún no se había abierto dejando sus caminos secos para los israelitas. Había hecho eso porque estaba confiado plenamente en que el Eterno no falla cuando promete. No hizo cálculos ni midió por demás los peligros, sino que con valentía más allá de lo habitual, se lanzó hacia el mar.
Sus sobrinos, hijos de su hermana Elisheva con Aarón el cohen-levita, fueron entre otros Nadav y Abihú, aquellos que fallecieron por temerariamente lanzarse a realizar un servicio dedicado al Eterno, pero sin haber obtenido su consentimiento. Rasgos similares a los del tío, con la misma intención de servir al Dios, con el mismo apresuramiento sagrado; pero que en este caso terminó en la muerte de los arrojados muchachos.
Notemos, además, que no es casualidad que el nombre de ellos sea Nadav y Abihú, pues están íntimamente relacionados con el nombre familiar de su madre: Aminadav.

Esta máxima de la sabiduría judía, la de la personalidad de los sobrinos similar a la del tío materno, seguramente se basó también en hechos que observaron a lo largo de los siglos. Como un dato estadístico llegaron a descubrir ese nexo comportamental entre sobrinos-tíos.

Pero además, no implica ninguna naturaleza mística, o alguna confabulación metafísica, sino más bien la influencia en la educación que proviene de parte de la madre.
La mujer se crió en un entorno familiar que dio como resultado el Yo Vivido de sus hermanos. Ella probablemente trasmitirá, conscientemente y no los valores y pautas que resonarán en la genética de sus hijos para dar como resultado comportamientos que recuerdan a los de su propia familia.

No es una cuestión rebuscada, sino la continuidad cultural, a través de pensamiento/palabra/acción y que tiene un componente también genético, aunque no tiene porque ser considerado prioritario o indispensable para que el elemento cultural arraiga y florezca.

Por último, se podrá preguntar porque los hermanos de la madre y no del padre.
La respuesta es bastante simple, atendiendo a la época y lugar.
Los críos pasaban casi todo el tiempo con sus madres, desde el primer momento hasta cuando estaban en disposición de salir del hogar y entrar al mundo del padre.
Para ese entonces, las bases más fuertes del hábito ya estaban formadas y sosteniendo el resto de la estructura de la personalidad.
Era muy infrecuente que se encargara el padre de sus hijos o tuviera tanta presencia como para eclipsar la influencia grabada por la acción (consciente y no) de la madre.

Pero, ¿podría haber habido hijos con Yo Vivido diferente a los de los tíos maternos?
Evidentemente sí, pero era bueno tener el enfoque en visualizar cómo funcionaba la familia de origen para decidir si convenía formar una nueva familia partiendo de esas bases.

Pero, ¿eso significaba que la gente estaba destinada a sufrir a causa de sus familias de origen?
Puede que sí, o puede que lo contrario.

Gracias por su pregunta y apoyo constante, en todo aspecto.
Quiera el Eterno que pronto sea padre, y sus hijos sean espejos de sus respectivas NESHAMOT (espíritus), llevando así una vida de construcción de SHALOM intensa.

Hasta pronto.

Enviar una pregunta   Ver otras preguntas

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: