Resp. 6103 – ¿Cuál es el verdadero contexto del salmo 2?

Maestro, versiones bíblicas hablan del Hijo en el Salmo 2:12 ante lo cual se dice se habla del Jesús de Nazareth, pero en la Torá habla de Adonai. ¿Cuál es el contexto de este Salmo?
Mauricio Perea, 46 años, independiente, Bogotá Colombia


Shalom, buen día.
Tenga la impresión de que esta pregunta ya la hemos respondido hace tiempo, ¿uso el buscador del sitio para encontrar lo publicado?
Por ejemplo: https://serjudio.com/exclusivo/respuestas-a-preguntas/resp-3904-versiculos-prostituidos-por-los-misioneros

En cuanto a suponer que uno de los Salmos hace referencia positiva acerca de un personaje mitológico que perturba el buen vínculo del hombre con el Eterno y con el prójimo, y que hunde a la persona en error, idolatría y perdición, ciertamente es algo inaceptable e inadmisible.
Ni siquiera da para conversar este asunto cuando desde el arranque ya está contaminado de todo aquello que no es parte del sistema de santidad y conexión con el Creador.
Ya que estamos, ¿por qué no habla este versículo de Apolo, Semiramis, Nimrod, Tamuz y todos los otros supuestos salvadores nacidos de madres vírgenes y que fueron adorados como hijos de un dios todopoderoso? Pues, tanto el personaje de fantasías mencionado por usted como estos otros tienen similar valor a ojos del Eterno: nulidad y contrariedad.

En cuanto a su pregunta del contexto del Salmo, no entiendo muy bien qué significa para usted el contexto de un Salmo.
Si es acerca del tema que trata, entonces le puedo comentar brevemente que está referido al comienzo del reinado de David, con las numerosas dificultades políticas y diplomáticas que tuvo que enfrentar hasta lograr el respeto y reconocimiento de pueblos y líderes, dentro y fuera del pueblo judío.
No olvidemos que David no llegó al gobierno por conspiraciones, herencia, astucia, malabarismos, negociaciones o lo que fuera, sino por sus virtudes puestas en práctica así como por la elección de Dios. Por ello se lo menciona como “hijo de Dios”, antigua manera -no solamente judía- de referirse a los gobernantes de las naciones. Mire por ejemplo entre los egipcios de antaño o los japoneses de no tan vieja data cómo admitían la filiación divina de sus reyes, aunque sabían perfectamente que esto no hacía alusión a lo biológico sino a sus dotes como gobernantes.

Por tanto, apartemos todo rastro de perdición idolátrica de nuestras vidas.
Que no ingrese una gota de la maldición de llamar santo a lo perverso, ni confundir nuestra identidad espiritual con religión y patrañas del EGO.

Le deseo una bella vida, de plenitud y construcción de SHALOM.

Enviar una pregunta
Ver otras preguntas

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: