Kashrut, la dieta judía

«En el octavo día Moshé [Moisés] llamó a Aarón y a sus hijos, y a los ancianos de Israel.» (Vaikrá/Levítico 9:1), con estas palabras comienza nuestra parashá.
Algunos de sus temas son:

· Aarón y sus hijos recibieron la instrucción de ofrecer korbanot a Hashem como un mecanismo para obtener el perdón para el pueblo. El sacrificio no es suficiente por sí mismo, sino solamente sirve para despertar la conciencia y llevar a la TESHUVÁ, la cual efectivamente trabaja en el restablecimiento del orden interno y externo. (9:1-24)

· Dos de los hijos de Aarón, Nadab y Abihu, ofrecieron un “fuego extraño” a Hashem, como consecuencia de lo cual ambos perecieron inmediatamente. (10:1-3)

· Hashem instruye a Moshé para que Aarón y sus hijos no hagan duelo por los hijos que fallecieron, pero que el resto del pueblo lo haga. Mientras los cohanim están sirviendo en el Templo no tienen permitidos rituales de duelo, así como tampoco beber alcohol. Los sacerdotes reciben detalles de cómo prepararse y realizar las tareas sagradas. (10:4-20)

· Se marcan reglas para todo Israel que distinguen entre puro e impuro en lo referente a animales terrestres, aéreos, acuáticos e insectos. (11:1-47)

Kashrut es la dieta alimentaria adecuada a la espiritualidad de los judíos, según define la Torá.
De acuerdo a ésta, hay que tomar en cuenta la especie animal, la manera en que se faena, cómo se procede con su sangre, el no mezclar carne con leche y sus respectivos derivados, en que vasija se cocina y sirve, el tiempo que hay que esperar para ingerir otro alimento; son algunas de las reglas más conocidas.
En nuestra parashá se delimitan pautas para distinguir entre las especies que son permitidas para el consumo de la persona judía y aquellos que no lo están.
No aparecen todas las halajot de kashrut aquí, pero sí algunas que son importante parte de la misma.
Más allá de practicar o no sus normas, ¿sabemos qué dice la Torá sobre el motivo del kashrut?

A veces se explica que estás son antiguas medidas de higiene, como si la Torá tuviera nociones de salubridad y quisiera organizar un sistema para prevenir dolencias en el pueblo.
Dicen, por ejemplo, que al evitar comer cerdo se cuidaban de la triquinosis, enfermedad que puede ocurrir a causa de un parásito que el humano ingiere junto a la carne porcina.
O que el comer carne mezclada con leche suele provocar problemas digestivos que podrían llegar a complicar la salud del individuo.
Son explicaciones imaginativas y que a veces recurren a mostrar evidencias que parecen científicas, aunque no siempre lo sean realmente. El hecho cierto es que llevan a considerar que el valor de la Torá se establece si la ciencia, o algún pensador famoso, concuerdan con ella. Como si la Torá y sus mandamientos no tuvieran valor por sí mismos, a no ser que reciban la aprobación de alguna fuente de autoridad externa.
Otros encuentran en el kashrut antiguos tabúes, sin mayor valía. Como si de cuestiones sin mucho sentido se trataran, solamente útiles para un pensamiento irracional que llevado por miedos y supersticiones se apartara de determinadas personas, objetos, lugares, etc.
Hay otras opiniones acerca del tema que estamos trabajando, muy variadas e imaginativas; pero, en verdad no precisamos ser muy creativos para saber el motivo de la Torá para la kashrut, ya que el propio texto sagrado se encarga de explicitarlo en nuestra parashá:

«Porque Yo soy el Eterno vuestro Elohim, vosotros os santificaréis; y seréis santos, porque Yo soy santo.
No impurifiquéis vuestras almas… Porque Yo soy el Eterno, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Elohim.
Seréis santos, porque Yo soy santo.’
»
(Vaikrá/Levítico 11:44-45)

Sin mucho para agregar, ya que la declaración es concreta y clara.
Las reglas de la kashrut se dictaron para mantener la pureza, que es un estado espiritual y no algo que atiende a lo corporal.
No es parte de un sistema arcaico de prohibiciones, o nociones anticuadas para prevenir daños a la salud física, sino un instrumento que permite llevar una vida de kedushá, de santidad. Es decir, en conexión con Hashem.
Si además, en verdad sirven para el bienestar corporal, social, ecológico o alguna otra ventaja, ¡qué bueno!

10
Leave a Reply

Please Login to comment
4 Comment threads
6 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
ThytoPaulo OteroYehuda RibcoJonathan Ortiz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Recuerdo que en mis dias de universitario tuve un profesor ateo que seguia la “dieta” kosher. Decia que el pueblo judio tenia ideas interesantes respecto a alimentarse saludable. Creo que era más un punto de vista cientifico que espiritual.

(Por aqui a veces logra verse uno que otro producto con sello casher.)

Paulo Otero
Member

Cuando un moré o un rabino me recomienda a alguien que aspira al giur para que le ayude o me contactan, siempre me llama la atención que, en cuanto al kashrut -un tema importante a la hora de adoptar el judasímo- , la gente piensa que es, o bien para la salud o bien para un desarrollo superespiritual, cuando no ecológico, pero cuando les indico, ese pasaje de la Toráh, en su lectura llana, sin interpretaciones posteriores, se quedan como defraudados por que es como si esperaran más. Como si pretendieran que el judaísmo es una suerte de “hinduímo místico”… Read more »

Thyto
Member
Thyto

Comer Kashrut es algo totalmente espiritual para el Judío, y es cierto que poco tiene que ver con lo corporal.

A %d blogueros les gusta esto: