La histórica conquista de Ierushalaim: Cuando David convirtió a la Ciudad Santa en la capital eterna del pueblo judío

Hace más de 3,000 años, el rey David, el segundo rey de Israel, logró un logro histórico que cambiaría el curso de la historia del pueblo judío para siempre. Después de una larga y sangrienta lucha, David conquistó la ciudad de Ierushalaim, que entonces era una ciudad Jebusita, y la convirtió en la capital eterna del pueblo judío.

La historia comienza cuando David, que había sido ungido como rey de Israel, decidió mover la capital del reino de Hebrón a una ciudad más central y estratégica. Después de buscar la guía divina, David se dirigió a Ierushalaim, una ciudad fortificada que controlaba el acceso a la región de Judea.

La conquista de Ierushalaim no fue fácil. Los Jebusitas, habitantes de la ciudad, se negaron a rendirse y lucharon ferozmente contra el ejército de David. Sin embargo, el rey David, con la ayuda de Dios, logró conquistar la ciudad y la convirtió en su capital.

La elección de Ierushalaim como capital no fue casual.
En principio, dentro del folclor del pueblo judío de aquellas épocas, ya se narraban historias que hacían a esa zona un centro habitual para grandes acontecimientos que definían la identidad del naciente pueblo judío. Es decir, no nació el interés luego de una conquista, ni por obtener beneficios aberrantes, sino que se la sentía una parte sustancial del pueblo.

Por si fuera poco, el Eterno indicó que en Ierushalaim se asentará su centro espiritual.

Pero, además, la ciudad estaba situada en una posición estratégica, lo que la hacía fácil de defender y controlar. Además, su cercanía a la frontera con los países vecinos la convertía en un punto clave para la defensa del reino.
Por si no fuera suficiente, el aspecto topográfico hacía que tuviera buena defensa natural contra posibles invasores, agua para los pobladores sin mucho esfuerzo, y la cercanía de accesos principales para caravanas con el extranjero y el tránsito interno.

Después de estar asentado en la ciudad y de haber construido un palacio para sí, David trajo el Arca de la Alianza a Ierushalaim y la colocó en una tienda especial, marcando el comienzo de una nueva era para el pueblo judío. La ciudad se convirtió en el centro espiritual y político del reino, y se estableció como la capital eterna del pueblo judío.

Hoy en día, Ierushalaim sigue siendo un lugar sagrado para el pueblo judío, un símbolo de la conexión entre la emuná, la historia y la identidad nacional. La conquista de Ierushalaim por parte de David es un recordatorio de la perseverancia, la confianza y la determinación del pueblo judío en busca de su lugar en la historia.

¡Celebremos la historia de Ierushalaim y la unidad del pueblo judío!

Comparte este mensaje con tus allegados y anímalos a reflexionar sobre estos importantes temas. Involúcrate en iniciativas que promuevan la construcción de Shalom.

Sigue participan de este sitio sagrado, serjudio.com, y de nuestro canal https://www.youtube.com/@YehudaRibco.

Si este estudio te ha sido de bendición, agradécelo y difúndelo, y no olvides de colaborar con nosotros económicamente, que mucho se agradece:


https://serjudio.com/apoyo

VISITA nuestro canal en YouTube

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x