Tierra devoradora de sus habitantes

“Pero los hombres que fueron con él dijeron: -No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.
Y comenzaron a desacreditar la tierra que habían explorado, diciendo ante los Hijos de Israel: -La tierra que fuimos a explorar es tierra que traga a sus habitantes. Todo el pueblo que vimos en ella son hombres de [grandes] medidas.”
(Bemidbar / Números 13:31-32)

Ellos vieron a los héroes canaaneos morir, caían como moscas.
Los cuerpos abundaban por doquier.
La muerte era una presencia estremecedora.
Allí iban yaciendo los poderosos, que como nada era consumidos por la voraz mortandad.
Desolación, desamparo, amargura, impotencia generalizada, parecía como si la tierra estuviera engullendo a sus habitantes.
¿Cómo no sentirse pequeños y débiles?
¿Qué hacer para que las delirantes matrices del EGO no se apoderaran de sus mentes?
¿Cómo creer que la promesa del Eterno sería realidad en pocos días?
¡Si ellos unos esclavos apenas recién nacidos a la libertad, al trabajo independiente, a la LUZ de la NESHAMÁ!
Por supuesto que algo estaba podrido en aquella tierra y si los pueblos afincados estaban siendo diezmados, ¿qué destino tendrían ellos?
Con esos temores hicieron acongojar el alma de sus oyentes, los anhelantes israelitas que los habían enviado a descubrir la tierra que Dios les tenía prometida para heredad.

Ellos no sabían, no podían saberlo, que estaban presenciando a los ejércitos del Eterno limpiando el terreno para que ingresaran los verdaderos dueños, los israelitas.
Ellos creyeron que la plaga tremenda también los tragaría, con más facilidad incluso que los residentes actuales.
Y por ello fueron obtusos para reconocer la mano poderosa del Eterno operando para darles reposo y residencia.

Con sus delirios, nacidos del EGO, hablaron y condujeron al fracaso a quienes les prestaron atención.
El milagro estaba sucediendo para ellos, ante sus ojos, a pleno mediodía; pero para su sistema de creencias eso era una desgracia incalculable.

¡Cuánto para aprender!
¡Tanto más para desaprender!

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: