Parashat Miketz: resumen

Resumen de la parashá Miketz ("Al cabo…")

Sidrá 10ª de la Torá; 10ª del sefer Bereshit. Entre 41:1 y 44:17.

Haftará en I Melajim 3:15: – 4:21. Reemplazada por la de Januca.

Perek 41: Iosef permanece encarcelado aun por dos años más, luego de la liberación del ministro de bebidas de Paró. Entonces, Paró en una noche es perturbado por dos sueños, para los cuales no halla interpretación que lo satisfaga. Como no logra conciliar la paz consigo mismo, su ministro de bebidas de pronto recuerda al joven hebreo que en la cárcel le interpretara su sueño, y el de su colega ejecutado, tan certeramente.

Iosef es elevado de la prisión y lo introducen frente a Paró, quien le narra su recuerdo de lo soñado y aguarda la certera aclaración. Iosef se presenta como intermediario entre el sueño soñado por el rey y la elucidación que provendrá de H’.

Explica que habrá siete años de abundancia intensa, pero inmediatamente vendrán siete años de hambre y miseria extrema, hasta límites nunca llegados antes. Y luego aconseja a Paró recomendándole que consiga un hombre entendido y de confianza para que administre sabiamente la inmensa riqueza que vendrá, previendo para los tiempos de las "vacas flacas" (término que surge, precisamente, de esta parashá).

Paró, acepta el análisis de Iosef, así como su consejo, y no puede dejar de reconocer que el espíritu de H’ está con él, que es sabio y prudente, convirtiéndolo en la persona idónea para ocupar el importante cargo que le propusiera el joven hebreo. Por lo cual lo encumbra como virrey, no existiendo en Mitzraim superior a Iosef, excepto el rey.

Asimismo Paró le quiere dar una nueva vida al ex esclavo, por lo cual lo llama "Tzofnat Paneaj" (que en hebreo significa el que descifrado misterios), y también le entrega como esposa a Osnat, la hija de Potifera, de este matrimonio nacen dos hijos, Menashe y Efraim.

H’ bendice a Iosef en todos sus emprendimientos, por lo cual Mitzraim capitaliza la riqueza agrícola de aquella era, y se consolida como imperio principal, mientras la región entera se debate en los años de grave crisis en el hambre más cruel.

Perek 42: Iaacov manda a sus diez hijos (excepto el menor, Biniamín) a comprar provisiones a Mitzraim. Allí los hermanos se inclinan ante el al dignatario egipcio, que ellos no reconocen, pero es su hermano Iosef, quien los reconoce de inmediato.

El texto de la Torá no explica pero narra que los trata con dureza desmesurada, llegando a acusarlos espías que quieren destruir el reino y su riqueza. Luego de un cruel interrogatorio, ellos declaran una y otra vez que son hermanos hijos de un mismo hombre, personas inocentes, habiendo quedado en el hogar otro hermano, el menor.

Entonces les es vendida la comida que habían venido a buscar, pero, queda uno de los hermanos como rehén encarcelado en Mitzraim, Shimón, hasta que le traigan a su hermano menor, Biniamín, como prueba de que son quienes dicen ser, y no malvados espías.

A pesar de su actitud frente a ellos, Iosef ordena a sus criados que repongan el dinero pagado por los alimentos en las bolsas de comida que sus hermanos llevaban para el hogar.

En el camino, cuando se aprestaban a alimentar a sus animales, los hermanos descubren el dinero y temen por la reacción de ese despótico jefe egipcio.

En el hogar narran a Iaacov todo lo sucedido. Iaacov sufre, recuerda a su hijo querido Iosef desaparecido, ahora uno encarcelado en otro país, y ¿todavía quieren llevarse a Biniamín?

Perek 43: El hambre castigaba y las provisiones traídas hacía tiempo se agotaban. Ante la inminente debacle, con todo su pesar y teniendo el juramento de su hijo de Yehudá de proteger a Biniamín, lo deja marchar junto a sus hermanos, camino a Mitzraim.

Allí Iosef los recibe cordialmente, muy distinto que en la primera ocasión, se interesa por su padre, y el bienestar del hogar. Cuando reconoce a su hermano menor, no puede contener su emoción y debe ir "a llorar al cuartito". Sin embargo la charada que había organizado la sostiene, y aún no se revela frente a sus hermanos.

Agasaja a sus hermanos y demuestra su predilección por Biniamín.

Como los hermanos habían venido a buscar comida, les es vendida nuevamente.

Perek 44: Iosef, como antes, instruye a sus criados para que introduzcan el dinero dentro de sus bolsas de comida, pero ahora quiere que pongan su copa personal dentro del saco de Biniamín.

La trampa está tendida. Descubren la copa, y Biniamín es acusado como vil ladrón. Iosef, decide que su castigo es permanecer como su esclavo, mientras los otros pueden retornar al hogar en paz.

Preguntas

1. ¿Por qué los hermanos no reconocieron a Iosef?

2. ¿Por qué Iosef reconoció a sus hermanos?

3. ¿Por qué se negaba Iaacov a dejar marchar a su hijo Biniamín?

4. ¿Por qué fue encarcelado Shimón?

5. ¿Qué ganaba Iosef con su charada y sus trampas?

6. ¿Por qué Iosef le hizo a Biniamín la trampa de la copa, si éste era el único inocente?

7. ¿Qué significan "años de vacas flacas"?

8. ¿Quién interpretó los sueños de Paró?

9. ¿Cómo explicar la rudeza de Iosef?

10. ¿quién se hizo responsable por la vida de Biniamín, y por qué?

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: