Vaetjanán 5781

En Parashat Vaetjanán, Moshé continúa su discurso de despedida al pueblo de Israel.
En el comienzo mismo de la parashá, Moisés cuenta cómo le rogó a Dios que levante la restricción que le impuso para que no entre en la Tierra de Israel, prohibición que recibió luego de que golpeara la roca en lugar de hablarle para que manara de ella agua (en Parashat Jucat, en el Sefer Bamidbar). Pero Dios no acepta su reclamo y Moisés solo tiene permitido observar desde el exterior esa tierra tan anhelada y que tanto esfuerzo puso por alcanzarla.

Continúa la parashá con Moisés recordando al pueblo el evento único y magnífico a los pies del monte Sinaí, donde Dios se reveló a todo el pueblo, al momento de la entrega de la Torá (que recordamos y celebramos en Shavuot).
Aquel suceso irrepetible y difícil de imaginar, por su carácter único, tuvo a toda la nación como partícipe y testigo, haciendo que la entrega de la Torá sea un acontecimiento que no ha podido ser repetido, pues no ha vuelto a acontecer que Dios se manifieste a toda una nación para expresar Su Voluntad y un pacto eterno. Moshé además enfatiza que ellos solo escucharon su voz y no vieron su imagen, para prevenir de esta forma que quieran hacen alguna estatua o figura de Dios y, por lo tanto, pequen en “avodá zará”, que se traduce como idolatría, pero que también puede ser entendido como querer adorar a Dios pero de una manera extraña y que choca con lo que Él ha pedido.
Moshé les advierte que en toda época y lugar deben tener cuidado de no hacer avodá zará, pues es una ofensa contra Dios, aunque quizás se tenga la buena intención de adorarlo.
Como está rememorando el encuentro en el monte Sinaí, Moisés trae nuevamente a colación los Aseret haDibrot, el Decálogo, aquellas diez frases con catorce mandamientos que fueron grabados en las dos tablas de piedra. El resumen de las diez frases es:

  1. Dios es el único dios, aquel que lo sacó de la tierra de Egipto, de la esclavitud.
    2. Está prohibido adorar cualquier cosa excepto a Dios.
    3. Está prohibido decir el nombre explícito de Dios, innecesariamente.
    4. El séptimo día es de shabat, es decir, para abstenerse de realizar tareas creativas.
    5. Hay que honrar (darles más que respeto) a los padres.
    6. Está prohibido el asesinato.
    7. Está prohibido cometer adulterio: estar con un hombre / mujer que sea el cónyuge de otra persona.
    8. Está prohibido robar (secuestrar personas).
    9. Está prohibido declarar falsamente.
    10. Está prohibido codiciar aquello que es de otra persona.

Avanza la parashá y nos encontramos a Moisés que proclama al pueblo: ‘Oye, Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor uno es’, es decir, la famosa frase “Shemá Israel, Adonai Elohenu, Adonai ejad”. Que continúa con una breve, pero potente lista de preceptos, como por ejemplo el de amar a Dios con todo tu corazón, con todo nuestro ser, con todo lo que está a nuestro alcance. Ese amor sigue explicando Moshé, se manifiesta al tener presente las palabras de la Torá en nuestra vida y guardar sus mandamientos. Está aquí también la mención a los tefilín y a la mezuzá. Insiste en aprender cada uno de nosotros Torá y poder compartirlo con los demás, y en especial con los hijos.

Recordemos que este sábado es el día de regocijo tradicional llamado Tu beAv, al cual modernamente se le dio el nombre de “Día del Amor”.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: