Aprender a preguntar

Preguntas que no lo son.
Algunas son solo afirmaciones disfrazadas que buscan expresarse, declararse, afirmarse, confirmarse, rebelarse, revelarse.
Otras quieren el eco de sus propias respuestas, aquellas que flotan en el seso, que no pretenden ni admiten un golpazo con «la verdad».
Están aquellas que solo están para provocar, importunar, burlarse, indisponer.
Hay algunas que insisten en obstaculizar todo avance de la luz, porque su finalidad es fortalecer el reinado de las tinieblas del alma.

Son frases entre signos de interrogación, que a simple viste llamamos preguntas, pero no lo son.

Es un arte y una ciencia el preguntar realmente, para acercarse al conocimiento.
Y dime, si quieres, ¿tú te estás entrenado?

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Jonathan Ortiz

Y aprender a reconocer una respuesta ajustada a la Verdad, independientemente de quien venga, es una gran tarea tambien.

Gracias por el texto Moré!

Shaul Ben Abraham

Un tipo de sesgo cognitivo muy frecuente: el recurso de autoridad

Hay que reonocer que la mayoría de programas de los sistemas educativos occidentales que siguen nuestros paises, nos educaron para memorizar y no para investigar y sacar concluciones. Eso nos hizo convertirnos en especies de «bases de datos» y no generadores experimentales de conocimientos; por eso, no sabemos preguntar, ni mucho menos que menos, saber donde queremos llegar con la pregunta. Estamos hartos de preconceptos tan ridiculos, pero que damos por vedades, y que afloran en las preguntas que hacemos o en las reacciones que tenemos.

A estas alturas, he reconocer que no se preguntar.

En respuesta la pregunta del texto, me parece que se debería primero a entrenar para apartarse del sistema de creencia personal, para luego poder preguntar .

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: