Tiempo de callar

Cuando escuchamos que amigos, familiares, colegas, cualquiera, nos cuentan sus problemas, podemos reaccionar de varias maneras al relato.
No mencionaré ahora todas las posibles variantes de reacciones y respuestas, solo me detendré momentáneamente en una.

Es habitual en algunas personas lanzar de inmediato, consejos o ideas para soluciones, sea que el otro lo haya pedido o no.
Tal vez al que nos contó su vicisitud le venga bien el consejo, quizás sea un aporte positivo, tal vez realmente ayude a resolver la cuestión, pero… ¿es eso lo que está esperando en primer término aquel que confío en nosotros para hacernos partícipes de sus dramas?
Quizás, solo quizás, quería un oído que escuche.
Tal vez solamente le servía que alguien estuviera presente para él, para sentirse acompañado.
Por ahí tenía ganas de liberar su angustia por medio de compartir su pesar.
O tantas otras opciones, más allá de lo genial que pudiera resultar el consejo o pronta solución ofrecida por el otro.

Simplemente para que lo tengas en cuenta, que tal vez a veces la mejor respuesta es la atención silenciosa, la mirada despierta y comprensiva, el abrazo del alma, más que la increíble solución que puedes aportar con pragmatismo.
¿Qué te parece?

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: