Carta de respuesta por una aparente derrota

Apreciada mía.

Es triste toda esta persecución injusta con que la acosan y aparente derrota que los enemigos del Eterno le han propinado.
Usted describe la situación y yo la veo como Iosef, lanzada a un seco pozo, rodeada de alimañas venenosas, en la oscuridad, sin luz que marque el rumbo de la esperanza, sin amigos ni familia que le extiendan una línea salvadora.

Tal parece que uno debiera dejarse vencer por la desesperación, por el amargo abrazo del fracaso.

Pero entonces, cuando la noche parece ser más oscura y tenebrosa, le pido que recuerde al gran
rey David: quien fuera despreciado por padre y hermanos, perseguido a muerte por su suegro,
que encontró refugio entre los malhechores en el agrio desierto, aquel a quien su propio hijo amado lo quiso matar y
despojó de honor, riquezas y poder; y así siguió padeciendo sus sufrimientos…

Sin embargo, desde el abismo clamó al Eterno y Lo encontró.
Con inspiración celestial compuso el libro de los Salmos, unificó bajo su mando a Israel, fue un constructor formidable y eliminó casi por completo hasta los más fieros e invencibles enemigos de Dios.

Desde la derrota creció y ayudó a crecer.
Porque, el Eterno era su escudo y salvador.
Sembró con amargura, pero al final su cosecha fue con danzas de júbilo.

Así pues, no estamos ante una verdadera derrota en este momento, sino ante un cambio profundo, que confiemos sea para bien.
Depende de nosotros si nos dejamos ahogar por los problemas o aprovechamos la ineludible oportunidad para crecer mejores, más compuestos ante el Todopoderoso.

Tiene todo mi respeto y cariño.

Shalom y bendición!

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: