Coherentes en verdad

Cuando algo es verdadero tiene coherencia.
Sus partes encajan unas con otras, no hay nada que rasgue la armonía. La comunicación fluye, porque hay conexión. Cada elemento, incluso los que son opuestos, sirven para construirse en relación a los otros y al sistema en su conjunto.
Eso es lo que consigue la verdad, un estado de Shalom, de paz, de integridad, de completitud.

Precisamente para establecer conexiones firmes y a multinivel es que el Creador estableció los preceptos.
En el idioma hebreo precepto se dice “mitzvá”, cuya raíz lingüística puede asociarse a “tzavta”, que es agruparse, unirse, atarse, amigarse, conectarse firmemente.
Así leemos:

"וְזֶה לְשׁוֹן מִצְוָה שֶׁהוּא לְשׁוֹן הִתְחַבְּרוּת, מִלְּשׁוֹן צַוְתָא וְחִבּוּר, כִּי עַל – יְדֵי כָּל מִצְוָה וּמִצְוָה מִמִּצְוֹת הַתּוֹרָה מְצַוְּתִין וּמְקַשְּׁרִין וּמְחַבְּרִין…שֶׁעַל – יְדֵי זֶה מְקֻשָּׁרִין בּוֹ יִתְבָּרַךְ"

(ליקוטי הלכות, הלכות נט"י, רות ד).

Cuando uno se guía por ellos encuentra que es más sencillo estar conectado con uno mismo, con el prójimo, con el ajeno, con el mundo y por supuesto que con Dios.
Recordemos que es muy difícil encontrar la real conexión con el afuera, si uno primero no ha establecido el puente que une al Yo Auténtico con las facetas rescatables del Yo Vivido. Por lo cual, aprender y aplicar técnicas de armonización interna resultan imprescindibles para lograr crecer en todos los niveles de la existencia.

Pero, cuando la mentira, el engaño, la ignorancia, la falta de sinceridad, la incomunicación, la oscuridad van ganando terreno, entonces la conexión se daña, las relaciones tambalean, la infidelidad, la falta de misericordia, la injusticia, el mal se expande. Es el EGO que actúa para mantener a la persona sujetada y en impotencia (real o sentida).

Es preciso rescatar la verdad, hacerla carne en nuestra existencia.
Que los mensajes que demos sean coherentes, tal como tratamos de hacer en este hogar. (Es por ello que nuestros artículos por lo general no se contradicen, no vamos tomando ideas alocadas para conseguir fans ni decimos lo que la gente quiere oír para ganar dinero. Sino que andamos a la Luz de lo que consideramos y sopesamos como la verdad).
Que no vayamos poniendo parches para tapar errores o malicias. Que no vayamos inventando excusas y haciendo malabarismos mentales según la ocasión o el público.
Sino que el interior concuerde con el exterior.
Que la palabra sea como la acción.
Que el pensamiento se revista en el cuerpo.
Que digamos a través de la Comunicación Auténtica aquello que hemos encontrado como verdadero, porque es coherente, porque no necesita de excusas, porque no hay necesidad de engañar para cubrir falencias o errores, porque no depende de la ceguera de la fe sino que depende en sí misma.

Por supuesto que tenemos permiso para equivocarnos, y hasta podemos ser ignorantes, porque es obvio que no sabemos todo (de hecho, sabemos poco) y como personas estamos expuestos al error.
La Verdad última pertenece a Dios, o según la Tradición ES la firma personal de Dios.
Por lo cual, es una realidad inalcanzable, pero no por ello ajena a nuestra actitud cotidiana.
Lo importante es ser coherentes, vivir en armonía y no ejerciendo a través de las herramientas del EGO.

Con gran sabiduría enseña el predicador:

"si el hombre vive muchos años, que se alegre en todos ellos; pero que recuerde los días de oscuridad, que serán muchos… y que todo lo que vendrá es pasajero.
Alégrate, joven, en tu adolescencia, y tenga placer tu corazón en los días de tu juventud. Anda según los caminos de tu corazón y según la vista de tus ojos, pero ten presente que por todas estas cosas Elokim te traerá a juicio.
Quita, pues, de tu corazón la ira, y aleja de tu cuerpo el mal; porque la adolescencia y la juventud son pasajeras."
(Kohelet / Predicador 11:8-10)

Todo es pasajero, por ello quedarse aferrado a lo que no se puede cambiar o controlar, es pretender petrificar lo que pasa.
La angustia existe cuando se quiere controlar lo que no se puede controlar.
El tiempo pasa, nosotros pasamos en el tiempo. Cada tiempo tiene sus cosas apropiadas, falsificar alguna de ellas lleva a vivir una vida de engaño, falta de conexión, incoherente.
Negar el disfrute permitido, es negar la verdad.
Amenazar con castigos al que disfruta de lo permitido, es corromper la verdad.

Entonces, el buen consejo que recibimos es apartar la mano del EGO de delante de nuestra visión para que podamos apreciar la belleza que nos rodea, para que disfrutemos sin dramas de lo que tenemos permitido. Alejemos el mal de nuestra vida, apartándonos de lo prohibido, dejando de lado las actitudes mentirosas pero que creemos como santas.
Disfrutemos el momento, sin caer en cuestiones negativas, sin excesos, sin llevarnos a extremos dolorosos.

Seamos coherentes.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: