Efecto de conciencia

Setenta y cuatro son las mitzvot en la parashá Ki Tetzé, podemos ver una concisa lista haciendo clic aquí.
Es un 12% de todas las mitzvot para el pueblo judío que se encuentran en esta breve parashá.
Me llamó la atención que en la mayoría, si no en todas, hay un patrón en común: la necesidad de prestar atención minuciosa para no traspasar el límite, incluso el de la piedad.
Entiende bien, más allá de las halajot que se deben aplicar en cada caso, en estas mitzvot (y tal vez en todas, sería cuestión de estudiar profundamente el tema), hay un notorio requisito para que tomemos conciencia, para que abramos nuestra mente (cabeza y corazón) y no nos quedemos atrapados por los dogmas, ni por lo que acostumbramos, ni por el contrato social, ni siquiera por la propia ley.
Más bien que elevemos nuestra conciencia, en cada uno de los planos posibles, y atendamos con claridad aquello que está aconteciendo a nuestro alrededor.
Y esto se aplica en cada área de nuestra existencia, de acuerdo a algunos de los preceptos de la semana: con quien contraes matrimonio, cómo educas a tus hijos, cómo te preparas para tu muerte, cómo tratas a los difuntos, cómo eliges cumplir con la ley, cómo comercias, qué comes, qué vistes, que siembras, cómo tratas a los demás (prójimo o antagónico), cómo tratas a los animales, quién entra en a formar parte de tu comunidad y familia, con quién te relacionas, cómo tratas a tu familia, cómo te conduces con el que está en peor situación que tú, cómo y qué recuerdas y más.
En cada caso hay mandamiento y reglas, pero también está lo que tú aprendes y qué haces con todo.
Para que no seas un autómata cumplidor de leyes, ni un animalito cumplidor de instintos, sino plenamente humano.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: