EL efecto de las manchas

La NESHAMÁ no se afecta negativamente por los pecados (en cualquiera de sus cuatro niveles de gravedad, de acuerdo a su motivo), ni suma luz a su LUZ por tus acciones sintonizadas con el Eterno (cumplimiento de mitzvot, u otras buenas acciones).
Su LUZ permanece invariable, provista y sostenida constantemente por la Bondad del Eterno.
Las manchas que provocan nuestros pecados no apagan su LUZ, sino que van formando alrededor de ella como cáscaras que obstaculizan el pasaje de la LUZ a las otras dimensiones de nuestro ser. Así, el efecto espiritual nocivo del pecado no corroe la NESHAMÁ sino a una o varias de nuestras otras dimensiones: física, emocional, social o mental.

Con algunas faltas es más o menos evidente.
Por ejemplo, hagamos de cuenta que le hemos mentido a una persona querida, que es pecado en el marco del judaísmo y puede ser tomado también así por los noájidas. La mentira forma su correspondiente mancha entorno a la LUZ de la NESHAMÁ, obstaculizándola en alguna forma. Nuevamente te lo digo, ni la NESHAMÁ ni la LUZ se perjudican en nada, sin embargo, esa mancha está ocultando algún gradito de LUZ, lo que podría afectar en el plano emocional, por surgirnos sentimientos amargos y de culpa, que nos podría generar pensamientos de auto-reproche, que a su vez podría hacer que evitáramos el contacto con esa persona a la que engañamos, e incluso quizás alguna úlcera estomacal. Entonces, en este tipo de pecado, puede reconocerse con bastante sencillez el efecto negativo del pecado afectando una o varias de las dimensiones.
¿Puedes hacer una lista de otros pecados (desvíos del camino correcto indicado por Dios) que afectan las dimensiones de nuestro ser?
Por lo general, en los preceptos que son entre la persona y otra persona es más fácil de identificar los perjuicios que son ocasiones por el pecado.

Pero, en otros casos podría costarnos más entender el daño resultante del pecado, puesto que en apariencia y tras un breve análisis no hay nada negativo para destacar.
Permíteme que te brinde un ejemplo.
La persona judía come no kasher y no siente el más mínimo tapujo o contrariedad emocional por ello, ya que no cree que sea un pecado, o sabe que no es permitido pero tiene una excelente excusa que le deja tranquilo. Además, en su habitual marco social (judío, gentil o mixto) nadie le incomoda con juicios o preguntas molestas al respecto, o hasta puede que le incentiven su conducta. Mentalmente ha racionalizado su proceder, sin que le genere el mínimo conflicto o molestia. De hecho, ya ni siquiera se lo cuestiona un instante puesto que es un hecho corriente y que a ojos vistas no provoca ningún malestar físico o de cualquier otra especie. Es más, el no cuidar la dieta kasher le facilita en su vida social integrada a la sociedad gentil o judía laica, es mucho más económica y no tiene tantos requisitos y limitaciones. Así que, muy por el contrario, este pecado no le genera prurito alguno, ni dificultades.
Igualmente, las manchas alrededor de su LUZ de la NESHAMÁ se van formando, porque éstas no dependen de si uno cree o no en la Torá, ni en la existencia de Dios, ni en el valor del marco legal judío, ni en ninguna otra cuestión individual. Las manchas provocadas por el pecado dependen de un sistema objetivo, que existe superando la voluntad personal, pero que dependen de la acción personal para ser formadas y plantarse como obstáculo a la LUZ.
Entonces, está el pecado, aunque uno no crea que lo es; está la mancha, aunque uno no crea en esto, ni sienta ninguna dolencia directamente relacionada con la falta de ese punto de LUZ.
Pero, ¿qué se aflige como consecuencia de esa carencia de ese punto de LUZ?
Obviamente la respuesta no es evidente, ni fácilmente demostrable, pero existe.
La voz de la NESHAMÁ, aunque apenas audible, aunque apagada por los gritos del EGO, aunque ignorada adrede, esa voz no deja de hablarnos y de orientarnos hacia lo que es Bueno y Justo (ambas con mayúsculas adrede).
Podremos inventar geniales justificaciones y sinceramente creernos nuestros cuentos para ocultar la verdad, pero la Verdad no deja de reclamarnos y de exhortarnos a volver a la senda correcta.
Sentimos un malestar difuso, impreciso, que no podemos determinar de dónde viene, pero indudablemente nos acompaña.
Por más que hacemos mil terapias (de las nobles y saludables, y de las enfermizas y agobiantes), y buscamos en religiones, sectas, drogas o lo que sea, ese malestar está ahí.
Nos lleva a las cosas que mencionamos anteriormente y a otras más, en una alocada carrera sin sentido, con la cual queremos escapar de un algo que no sabemos identificar qué es, y que nada de lo que hacemos nos libera de su presencia. Porque, esa presencia somos nosotros mismos, en nuestra identidad eterna, la del Yo Esencial o NESHAMÁ. Allí en donde nos ocultemos, estaremos para denunciarnos. Con lo que queramos tapar la vocecita chiquita y débil de la conciencia, ésta no dejará de sonar.
Entonces, podremos correr al centro comercial a llenarnos de cosas, en un afán consumista, pero la mancha no se borrará con ello.
Podremos decir diez mil padrenuestros y hacer doscientas volteretas religiosas, pero la mancha seguirá presente, o hasta crecerá.
Podremos llevarnos a la inconsciencia por otros mecanismos, hasta incluso el suicidio o a punto de cometerlo, pero nada de ello dejará muda la voz ni limpiará la mancha.
Y podremos decir que es otro el motivo del malestar y achacar culpas a los medios de comunicación, el narcotraficante, el vecino molesto, Dios que no nos rescata mágicamente, el judaísmo que aburre, el noajismo que no incentiva, los padres que nos hicieron traumas infantiles, la esposa que fue infiel, el marido celoso, ¡cualquier cosa! Pero, allí seguirá la mancha, que espera a ser borrada cuando hagas TESHUVÁ.

Pero, TESHUVÁ precisa ser honestos y claros en todos sus puntos.
Entonces, quizás ese afán consumista que te está corroyendo no se deba al marketing efectivo, ni a las modas sociales actuales, ni a un trauma de la infancia, ni a una personalidad infantil solamente, sino que tal vez esté escondiendo una gran cantidad de manchas en torno a tu LUZ que se han provocado por los pecados que fuiste cometiendo y de los cuales no has hecho TESHUVÁ.
Y quizás, que la sociedad de consumo en la que vivimos esté como esté, no se deba simplemente a variables económicas, necesidades de mercado, poderes políticos ocultos, o vaya uno a saber que interesante teoría sociológica, sino que en la base tal vez se encuentre una angustia imposible de identificar su origen, puesto que brota como consecuencia de manchas que ocultan la LUZ de individuos y colectivos.
¿Cómo saberlo?
Ahora que tenemos mayor conciencia de cómo estamos formados, tal vez sea tiempo para dedicarnos a investigar nuestras manchas y emprender un camino de retorno a nuestra esencia, para que la LUZ de la NESHAMÁ nos alumbre, nos llene de Bienestar, nos conduzca en los valles de sombra de muerte sin temer mal alguno.

14
Leave a Reply

Please Login to comment
4 Comment threads
10 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Shaul Ben AbrahamYehuda RibcoJonathan OrtizJonathan Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jonathan Ortiz
Member

Creo haber sido testigo (y hasta inventor) de lo que usted llama las geniales justificaciones. Y sí, van más allá de una simple mentira, o una excusa para esquivar el momento. Recuerdo que una vez le dije al pastor de aquí de mi ciudad luego de verlo convencer a unos sujetos que lo increpaban por un comportamiento: «Ud tiene tanta labia que si vende excremento, excremento le compran», acto seguido se echó a reir.

Shaul Ben Abraham
Member

Moré, pero se me crea una duda: ¿las manchas no manchan entoneces? Y si es así ¿cual es el motivo para pedirnos que nos limpiemos de ellas? Será para que le dejemos ver la luz nuestras a otros?

Shaul Ben Abraham
Member

En esa frase de Rav Kook queda claro, se trata de una contradicción, no de una ruptura no de algo que deba ser «Religado»

A %d blogueros les gusta esto: