El negocio de la vida

En la vida, tal como en las empresas, es necesario conocer los principios aplicables y cumplirlos con dedicación.
Ser un observante estricto de las reglas, sin que por ello quede mutilado el pensamiento creativo y la sana flexibilidad.
Ser escrupuloso no significa estar petrificado e imposibilitado de cambio y adecuación.
Mantener la lealtad a los valores fundamentales requiere atención con los detalles pero sin descuidar el espíritu general.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: