Equipo para construir

En la parashá se menciona que los israelitas de antaño, tal como los actuales:

"No es por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón… eres un pueblo de dura nuca"
(Devarim / Deuteronomio 9:5, 6)

El clásico comentarista Sforno nos explica in situ que es imposible ser rectos y probos en el corazón y en la mente al mismo tiempo que se mantiene la actitud de ser de "dura nuca".

Ser un "cabeza dura", para decirlo en términos más corrientes, significa seguir empecinadamente los dictados de nuestro inconsciente.
Estos dictados pueden ser originados en

nuestras pasiones, en los sentimientos subjetivos huérfanos de perspectiva madura y racionalidad;

o pueden estar anclados en

las órdenes o pautas de conducta que hemos absorbido de nuestros mayores a lo largo de nuestra niñez, y que hemos convertido en un libreto de vida que cumplimos sin percatarnos de ello.

Sea cual fuera el anclaje, son productos de la subjetividad, de lo arbitrario, y por tanto suele ser inconsistente con la perspectiva de la Torá.
Es nuestra tarea y misión conducirnos como "hijos de la Torá", para lo cual es ineludible confrontar nuestros libretos de vida pre-escritos por otros, y también reconocer nuestras pasiones para que ellas no nos gobiernen.
Este trabajo de crecimiento espiritual y personal se consigue con la Torá como guía fundamental y con el cabal cumplimiento de los preceptos leshem shamaim, es decir sin motivación ulterior más que servir honestamente al Eterno.

Es evidente que mantendremos nuestra subjetividad a lo largo de nuestra vida, y que continuaremos cumpliendo aquellos ritos que hemos adquirido con nuestro aprendizaje y que también seguiremos prestando oídos a los dictados de las pasiones de nuestro corazón. Sin embargo, nuestra tarea es de tratar de pulirnos para mejorarnos y esto se consigue exclusivamente, como hemos dicho, mediante el guardar y cumplir los preceptos de la Torá.
Nuestra tarea es inmensa, por tanto, no es cuestión de abandonarla si no la alcanzamos en su totalidad, sino tan solo de mantenernos en la senda con asiduidad.

Perseverar en los viejos patrones, dolorosos pero ya conocidos, es a simple vista la vía más sencilla. Uno repite, una y otra vez, los mismos errores, las mismas desgracias se suceden como si un destino inquebrantable marcase la vida. Pero realmente, esa cadena siniestra es la poca voluntad para emprender los cambios necesarios.

Toma tiempo, esfuerzo y dedicación el cambiar aquello que parece ser de roca sólida, tal como son nuestros hábitos prefijados y los llamados de los instintos, sin embargo, se puede vencer a esa roca dejando caer incesantemente una gotita de agua, una enseñanza de Torá con su correspondiente práctica del mandamiento.

Tengamos presente este versículo:

"Si el Eterno no me ayudara, pronto mi alma moraría en el silencio."
(Tehilim / Salmos 94:17)

Es el Eterno el que nos ayuda para que nuestro ser no muera en la soledad del vacío.
Tenemos esa ayuda infinita a nuestra disposición, ¿acaso rehusaremos aprovecharla?

Somos hijos del Eterno, creados a Su imagen y semejanza, por tanto el límite para nuestro crecimiento espiritual solamente está en los Cielos… ¿dejaremos que una educación banal grabada en nuestras neuronas y unos impulsos del instinto nos detengan a la altura de la Tierra?

Recordemos, por favor recordemos:

"Todo aquel que se alumbra con la Luz de la Torá, es revivificado por la Torá"
(TB Ketuvot 111b).

¡Les deseo a usted y los suyos que pasen un Shabbat Shalom UMevoraj!
¡Qué sepamos construir shalom!

Moré Yehuda Ribco

"La persona generosa será prosperada, y el que sacia a otros también será saciado."
(Mishlei / Proverbios 11:25)

 

Relatos, anécdotas y enseñanzas

El hombre quería sacar un clavo de aquella tabla gruesa de madera, pero no tenía más herramientas que su ingenio, un martillo y otros clavos.
Pasó mucho rato pensando y probando la manera de sacarlo y con nada lo logró.
Ya cansado decidió probar una última idea.
Tomó otro clavo y lo clavó sobre la punta del que quería sacar y de esta forma el primer clavo salió del otro lado de la tabla.

Muy feliz estaba viendo la tabla, satisfecho con su genialidad cuando apareció un sujeto que sin compasión le dijo: ¡Sí que eres tonto! Sacaste un clavo con otro, ¿y ahora con qué vas a sacar el segundo?

Enojado pero reconociendo su yerro el hombro tomó un clavo mucho más grueso y largo, apuntó sobre el segundo clavo y martilló con todo su enojo, y ese segundo clavo también salió de la madera. Pero el clavo más grueso y largo aún estaba ahí, por este motivo el sujeto se burló nuevamente del hombre.

Pero éste, aún iracundo le dijo que se fijara, y como era mucho más largo empezó a hacer fuerza con sus manos para sacarlo y de a poco fue cediendo.

Entonces el hombre gira hacia el sujeto y con aire de soberbia regada con enfado le dice: Viste que no soy tonto, solamente inexperto… saqué todos los clavos de la madera…

Pero el sujeto le señala la madera y le dice: ¡Sí, muy brillante resultaste! ¿No ves que tu querida madera quedó totalmente inservible, que está muy agujereada, golpeada y rajada?

El hombre sin más que añadir, se postró y lloró en su impotencia…

Preguntas y datos para meditar y profundizar:

  • ¿Cómo se relaciona este relato con el comentario a la parashá que hemos brindado?

  • ¿Cuál aspecto de su conducta quiere cambiar y cómo puede hacerlo?

  • Hay enseñanzas…
    "Hijo mío, deja de atender la enseñanza que te hace divagar de las palabras del conocimiento."
    (Mishlei / Proverbios 19:27)

    • ¿Cuáles son los enseñanzas que apartan del conocimiento?

    • ¿Por qué es tan fácil dejarse llevar por las enseñanzas que apartan del conocimiento?

  • El verdadero motivo
    "Las leyes del kashrut son un entrenamiento para dominar nuestros apetitos… para que no se considere el comer y beber como una finalidad en la existencia del hombre"
    (Maimónides, Guía de los Descarriados 3:35)

    • ¿Cuál es la enseñanza práctica y teórica de esta cita?

    • ¿Sabe usted qué otras medidas dispone la Torá para que la persona aprenda a dominar sus instintos?

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: