Haciendo valer la relación

Atiende cuando hablen contigo.
El otro y su mensaje debiera ser tu foco de atención en ese momento.
No estar pensando en qué responderle, mucho menos cómo rebatirle, y aún menos que decir para tener la última palabra.
Tampoco es prudente interrumpir, a no ser que la catarata verbal del otro parezca interminable y se convierta en una falta de respeto hacia ti estar soportándola. Porque, una cosa es ser comprensivo y amable, otra permitir que abusen de tu tiempo, tu confianza, tu conocimiento, tu presencia o lo que sea.
Seguramente que si el otro actúa de esta manera tendrá sus motivos, ya que algo causa lo que acontece, pero no sé si te corresponde a tu indagar en ello o permitir que se extralimiten en tu bondad.
Mejor te concentras para captar sus palabras, para comprenderlas, para ubicarlas en su contextos y para preguntar amablemente si te quedan dudas.

El contexto del mensaje incluye aquello no verbal que lo acompaña, que suele tener una importancia fundamental, incluso más que las propias palabras expresadas.
Sus gestos, sus miradas, sus silencios, la entonación, la postura corporal, todo ello forma parte del acto comunicativo.

Pero, así también es de tu parte.
Tus muecas, desinterés, tonos, etc. también están manifestando tu atención, tus sentimientos y/o pensamientos.
Así también aquello que expresas verbalmente, por ejemplo si recargas las tintas en la criticonería, o en regaños, o en apesadumbrar y tratar de someter al otro por medio de la manipulación emocional. Mejor controla tu habla, no todo es para ser dicho, así como tampoco todo es para ser callado. Debes evaluar aquello que sirve para la real construcción de SHALOM, que se consigue con obras de bondad y justicia.

Dicho lo anterior, recuerda, no supongas sus intenciones, y si lo haces cerciórate de que no respondes a partir de tu prejuicio.
Mejor es preguntar, pero no a partir de tu suposición, sino para entender, conocer, atraer claridad y encontrar puentes para la comunicación.

Si tú estás realmente PRESENTE para el otro, eres su mejor presente.
Presente que significa regalo.
Presente que significa el único tiempo que tenemos para vivir y compartir.
Sé un presente para tu prójimo.

De esta manera podrás sintonizar con su estado emocional, ya no solamente compartir un código idiomático, sino entrar en una comunión más profunda.
Estarán comunicando auténticamente, en plenitud.
Fortalece al otro, así podrás fortalecerte.

FavoriteLoadingAgregar a mis preferidos

Opiniones y respuestas

Debes estar identificado para publicar un mensaje: clic aqui para identificarte.

A %d blogueros les gusta esto: