La lección aprendida

Vieron que hay gente que dice que la vida, el destino, vaya a saber qué o quién, te hace pasar por la misma lección hasta que la aprendes.
Como si estuviéramos en un infinito salón de clase en donde debemos estar aprendiendo determinadas enseñanzas, porque si no las incorporamos a nuestra vida, entonces el maestro nos hace repasar, recursar, empantanarnos y no poder continuar.

Tal vez pudiéramos entender esto de una forma racional a la vez que espiritual.
Como que en tanto no incorporamos determinados conocimientos que nos hacen optimizar nuestra conducta, entonces, seguiremos reaccionando de maneras ineficientes, ineficaces, por lo que nos impedimos pasar a un siguiente nivel de aprendizajes.
Pongamos un sencillo ejemplo.
Si no aprendimos a sumar, difícilmente podremos resolver ecuaciones matemáticas de mayor complejidad.
Entonces, nos tropezaremos mil veces, y otras mil, con las cuentas hasta que hayamos incorporado la operación de la suma, recién entonces estaremos con la mente disponible para realizar cuestiones más complejas.
Ahora, traspolemos este ejemplo a todas las áreas de nuestra existencia.

Si nos quedamos con el enojo, con la queja, con la excusa, en lugar de poner manos a las obras para aprender, entonces estaremos ahondando nuestra problemática en lugar de liberarnos, fortalecernos, y crecer.
Si permanecemos con angustias, ansiedades, miedos para encarar el cambio, entonces difícilmente encontraremos la manera de superarnos y llegar a la mejor versión posible de nosotros mismos.

Por supuesto que el aprendizaje es para todos los días, pero es especialmente relevante cuando estamos aproximándonos a Iom haDín, el día del juicio, que es cuando se celebra Rosh haShaná. El momento en el cual el Creador pone a cada criatura en la balanza el año transcurrido para evaluar así las conductas, los logros, el desempeño, los tropiezos, los fracasos.
Es el tiempo para que aprovechemos a descubrir qué mejorar, que modificar para bien, que desechar, que continuar realizando.
Es la ocasión sagrada para reafirmar los aprendizajes positivos, o aprender de una vez la lección con la cual nos topamos a menudo y no nos dimos la oportunidad de aprenderla.

https://serjudio.com/apoyo

https://youtube.com/yehudaribco

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
A %d blogueros les gusta esto: